Una de las últimas compañías en dar sus resultados fiscales del cuarto trimestre de 2016 ha sido Lenovo. Sus ingresos fueron de 12 200 millones de dólares, un aumento interanual del 6 %, con unos beneficios netos de 98 M$. No son malos resultados, pero podrían haber sido mejores si no hubieran sido lastrados por los malos resultados de los teléfonos de la compañía.

La división de telefonía vio como bajaban sus ingresos un 23 % con respecto al mismo trimestre de 2015, vendiendo solo 15 millones de teléfonos, tanto Moto como los de la propia Lenovo. En el caso de los Moto, resultó en un aumento del 20 % de las ventas con respecto al trimestre anterior —menos de lo esperado en un trimestre navideño—, y un aumento interanual del 12 %.

Lenovo dejó en manos de su subsidiaria Motorola Mobility el desarrollo de todos los teléfonos de la compañía, pero no ha evitado que Huawei y OPPO se hayan alzado como grandes triunfadores en el mercado chino. Hasta hace poco, Lenovo era la primera marca en venta de teléfonos en el país asiático.

La división de PC y dispositivos inteligentes, lo que incluye equipos de sobremesa y tabletas, ingresó 8600 M$, tan solo un 2 % de mejora interanual. Las ventas de la compañía en este sector han aumentado un 14 % interanual, con 15.7 millones de PC vendidos en el cuarto trimestre.