Si AMD fuera una empresa normal, probablemente ya habría echado el cierre. Pero teniendo en cuenta su importancia como contrapunto a Intel y Nvidia, eso no convendría al consumidor. Pero tampoco es muy normal que la empresa siga generando pérdidas trimestre tras trimestre, pese a que en el 4T de 2016 fueron bastante menores de lo que viene siendo lo habitual.

En el trimestre navideño, AMD perdió otros 51 millones de dólares, sobre unos ingresos de 1110 M$, o un 15 % más que en el mismo periodo de 2015. En favor de AMD, las pérdidas tienen que ver en parte con el tercer pago de su acuerdo con GlobalFoundries para producir chips a 14 nm y próximamente a 7 nm. El total que tiene que pagarle asciende a 100 M$, repartidos en varios trimestres, aunque el coste total será de 335 M$.

La compañía retiene 1260 M$ en sus cuentas. La división de Computación gráficos ingresó 600 M$ con unas pérdidas de 21 M$, la de Empresas, sistemas embebidos y semipersonalizados ingresó 506 M$ con beneficios de 47 M$ —engloba los chips de consolas Xbox One y PlayStation 4 así como las tarjetas gráficas usadas por Apple, a quien los fanes de AMD deberían de estar agradecida—. En el apartado de Otros gastos se incluyen otros 29 M$. Estos datos no se corresponden al PCGA —principios de contabilidad generalmente aceptados— o GAAP en inglés, sino a los internos de la compañía, por lo que diferen de los dados anteriormente.

Vía: AMD.