Tras pasar los tres años en los que no podía llegar ningún teléfono inteligente bajo la marca Nokia que no estuviera fabricado por Microsoft, la licencia de uso de la marca a la finesa HMD Global va a poner en el mercado el primer Android de la nueva andadura de la marca. El Nokia 6 es un teléfono que tiene bastante más en común con los actuales teléfonos chinos que con el lenguaje visual de los teléfonos de la antigua Nokia.

El procesador elegido es un Snapdragon 430 de ocho núcleos Cortex-A53 a 1.4 GHz, con una GPU Adreon 505. Tiene un módemo X6 de Qualcomm, con velocidades LTE de 150 Mbps de bajada y 75 Mbps de subida. La pantalla es de 5.5 pulgadas Full HD, con protección Gorilla Glass y bordes del frontal de cristal redondeados.

La cámara trasera es de 16 Mpx con apertura f/2.0 y la frontal de 8 Mpx, y la grabación de vídeo se limita a 1080p y 30 FPS. Incluye 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, y la carcasa del teléfono es de aluminio de alta calidad.

El teléfono se pondrá a la venta en China en este primer trimestre de 2017 por un precio de 1700 yuanes, unos 233 euros al cambio directo, o más hacia los 300 euros aplicando impuesto y tasas de importación.

Vía: Slashgear.