En el mundillo del audio el conector de 3.5 mm ha estado presente desde hace décadas. Pero en los tiempos que corren, un conector analógico en la era digital es algo arcaico, aunque sea lo que se use mayoritariamente, salvo algún teléfono como el iPhone 7 o el Moto Z que no lo incluyen y recurren a una conexión digital. El siguiente que podría decantarse por apoyar el futuro es Samsung en el Galaxy S8, eliminando el conector de 3.5 mm.

Tras el fiasco del Galaxy Note 7, Samsung ha confirmado de entrada el nombre del teléfono, pero podría realizar otros cambios en él como la inclusión de altavoces estéreo o que el lector de huellas estaría integrado en la propia pantalla. Otros rumores apuntan a que estará disponible con pantallas de 5.7 y 6.2 pulgadas, para sustituir el hueco dejado por el Note 7.

La eliminación del conector de audio analógico permite entregar a los auriculares que se conecten, por Bluetooth o mediante cable, una señal digital, y son ellos los que transforman la señal, con unas pérdidas mínimas en el caso de Bluetooth. Hay otra serie de ventajas, como que los auriculares podrían ecualizar el sonido a gusto del usuario entre otros, y por tanto durante 2017 y 2018 más compañías deberían prescindir del jack de 3.5 mm tradicional.

Vía: The Verge.