Thermaltake ha presentado la caja The Tower 900, modelo diseñado en colaboración con Watermod Francia, y que se trata de una torre que coloca la placa base de manera frontal girada hacia abajo y como reclamo para todas las miradas. Esta torre está completamente enfocada a lucir la refrigeración líquida instalada, con gran espacio para que cualquier equipo esté cómodo dentro de ella, y tres cristales templados que permiten observar el interior de la misma desde 180º, manteniendo una zona trasera que oculta radiadores y unidades de almacenamiento.

El apartado estético es similar a un acuario que no será del agrado de todo el mundo, pero tengo que admitir que hay innovación presente en la misma, con una disposición de componentes bastante diferente a lo visto hasta ahora, y una capacidad de refrigeración muy a tener en cuenta.

Con 423 mm de ancho, 482 mm de profundo, 752 mm de alto y 24.5 kg de peso es una torre bastante grande y pesada, no apta para transportar fácilmente. En la parte frontal superior están situados los botones de encendido y reset, junto a cuatro puertos USB 3.0 y los conectores de audio y micro. En la misma posición, pero en la parte inferior del cristal templado hay espacio para una unidad externa 5.25, perfecto para un control de ventiladores o un lector BluRay. Se pueden instalar hasta seis unidades internas de 3.5'' y otras cuatro de 2.5'' en posición visible desde el exterior.

Es compatible con placas base mini-ITX, micro-ATX, ATX y E-ATX. La longitud máxima para la tarjeta gráfica es de 400 mm y soporta disipadores de CPU de hasta 260 mm. La fuente de alimentación es estándar ATX de hasta 220 mm y estaría situada en posición central inferior.

A las opciones de refrigeración hay que dedicarle un apartado. Acepta hasta cuatro ventiladores de 140 mm en cada lateral, repartidos por parejas en cuatro soportes modulares. En la parte trasera se pueden instalar otros dos ventiladores de 140 mm, la parte superior otros dos de 140 mm y en la parte inferior a la placa base, coronando un módulo que oculta parte del hardware instalado, otro ventilador de 140 mm.

En total serían catorce ventiladores de 140 mm, todos se pueden cambiar por ventiladores de 120 mm y en todas las entradas de aire, incluso las que carecen de ventilador, se han colocado filtros para el polvo. Se incluyen tres ventiladores de 140 mm. Tiene dos soportes para depósitos de agua y otros dos soportes para las bombas que los acompañarán, junto con gran diversidad de formas de colocar los radiadores de agua, de hasta 560 mm, en la parte oculta de la torre.

La veo una torre muy aparatosa con una estética que no me acaba de convencer, aunque su modularidad y adaptabilidad hace de ella una torre muy versátil y buena opción para equipos con refrigeración líquida avanzada. La torre cuesta por 250 $, precio bastante atractivo para una torre con esas posibilidades y una estética bastante diferenciadora.

Vía: Tech Power Up.