Con los chips de memoria subiendo en las últimas semanas, afectando tanto a la memoria RAM como al precio de los SSD, los discos duros siguen siendo el almacenamiento preferido por las empresas y los que quieren guardar grandes cantidades de datos. Pero también tienen un uso en aquellos proyectos que necesitan que estén grabando continuamente, donde la durabilidad de los SSD podría ser un problema. Seagate tiene una nueva línea de discos duros para el entorno profesional, la serie 6 de sus Enterprise Performance 15K.

Los platos de estos discos duros giran a 15 000 RPM, y tienen una velocidad máxima de lectura-escritura secuencial de 315 MB/s, gracias a utilizar 256 MB de DRAM como caché, pero también una segunda memoria NAND de 16 GB para este cometido. Seagate promete que las velocidades de transferencia aleatoria y de respuesta aumentan hasta un 100 % (hasta 825 IOPS), aunque no sea el propósito de estos discos duros.

Estará disponible en una capacidad de 300 GB, 600 GB y 900 GB, con conector SAS de 12 Gbps o en formato de 2.5 pulgadas y 15 mm. Su consumo se sitúa sobre los 7 W.

30991 bytes 35320 bytes 29865 bytes

Vía: AnandTech.