Apple sigue siendo una gran empresa que mueve miles de millones de dólares cada trimestre, pero está comprobando lo dura que es la competencia actual en el sector de los teléfonos inteligentes procedentes de las marcas chinas. Ya no tiene la exclusividad de fabricar en aluminio, y eso hace que las marcas chinas pongan a la venta teléfonos de gran diseño y bastante más baratos. Eso ha hecho que solo haya vendido 45.5 millones de iPhone en el tercer trimestre del año.

Los ingresos de la compañía ascendieron a los 46 900 M$, con unos beneficios de 9000 M$. Las ventas de iPad fueron de 8.5 millones, y las de Mac de 5.1 millones. En general no son malas cifras, que es un descensos significativo de ventas, ya que por ejemplo en el mismo trimestre de 2015 se vendieron 48 millones de iPhone, y las ventas en China se desplomaron un 30 % interanualmente. Apple asegura que las cifras del próximo trimestre mejorarán, y que ve un futuro más prometedor.

Vía: PC World, TechCrunch.