Aunque todavía faltan unos meses para que lleguen los procesadores con arquitectura Zen, AMD tiene que seguir poniendo en el mercado nuevos productos para mantener el interés. Eso ha llevado a la presentación oficial de los procesadores Bristol Ridge, las APU de séptima generación, y a dar más detalles del zócalo AM4 que usan, pero que también usarán los próximos procesadores de la compañía, incluidos los Zen.

Puesto que las APU están orientadas a los ensambladores de PC, me parece más interesante comenzar por el AM4. De momento AMD ha confirmado cinco chipsets para este zócalo, y se deja uno en el tintero para cuando presente los Zen de sobremesa, o al menos los procesadores de entusiasta. Vaya por delante que los propios procesadores pueden gestionar ocho pìstas PCIe 3.0, hasta DDR4-2400 de doble canal, cuatro USB 3.0, dos SATA3 y PCIe NVMe .

El más común será el B350, o al menos el que deberían usar las placas con mejor relación de características para acompañar a procesadores más o menos potentes. Curiosamente incluye seis pistas PCIe 2.0 adicionales (no 3.0, supongo que lo dejarán para el chipset de entusiasta), con capacidad de manejar dos USB 3.1 Gen. 2, dos USB 3.0 y seis USB 2.0, además de dos SATA3 y un SATA Express.

El chipset de las placas con lo esencial es el A320, con características similares pero maneja un único USB 3.1 Gen. 2 (10 Gbps), y cuatro pistas PCIe 2.0 adicionales a las de los procesadores. Ambos son compatibles con RAID 0, 1 y 10. Los últimos chipsets, X300, B300 y A300, son para las APU que funcionan más como SoC, y por tanto solo añaden RAID 0 y 1 a las capacidades del propio SoC. Los chipsets tienen un TDP de en torno a los 5,8 W, frente a los 19,6 W de anteriores como el 970.

Dejando los chipsets y el zócalo a un lado, las nuevas APU que se podrán encontrar en los equipos de sobremesa son siete en total, más un nuevo Athlon. La más potente es de cuatro núcleos a 3,8 GHz de base y 4,2 GHz de turbo, e incluye una GPU integrada de ocho unidades de cómputo que funcionan hasta a 1108 MHz. Su TDP es de 65 W, por lo que en general el A12-9800 no tiene mala pinta, aunque como siempre dependerá del precio final de los equipos que lo usen.

Estas APU incluyen nuevos núcleos basados en Excavator, con soporte a memoria DDR4-2400, y ofrecen unos consumos mucho mejores que sus predecesores. Los distintos modelos llegan con consumos de 35 y 65 W, y salvo el Athlon X4 950, el resto incluye GPU integradas de cuatro, seis y ocho unidades de cómputo, entre los 800 y 1108 MHz. También tiene soporte nativo a decodificación HEVC y VP9.

103689 bytes 517430 bytes 186232 bytes 225306 bytes 259018 bytes 137587 bytes 250053 bytes 196150 bytes 227673 bytes 220650 bytes 157593 bytes 103233 bytes 284015 bytes 203468 bytes 169131 bytes 161193 bytes 212299 bytes 198267 bytes 109496 bytes 275528 bytes 375215 bytes 352524 bytes 302403 bytes 213847 bytes

Vía: Nota de prensa.