MSI presentó hace unos días dos nuevas placas base, cuya información completa ya está disponible en la web del fabricante. Es una placa para los últimos procesadores Broadwell-E de alto rendimiento, y otra placa para los procesadores FX que todavía siguen a la venta a la espera de que lleguen los primeros modelos de procesadores con núcleos Zen de AMD.

La primera de ellas es la 970A Gaming Pro Carbon, que está fabricada usando en diversas partes un polímero de fibra de carbono para añadirle durabilidad a la placa base y sus componentes. El chipset de la placa base lo conforman un chip 970 y otro SB950 (puentes norte y sur), que son los empleados habitualmente en algunas de las mejores placas para el zócalo AM3 y AM3+ (procesador FX, Phenom, Athlon II y Sempron).

Admite hasta 32 GB de memoria DDR3 2133, SLI y Crossfire, además de contar con una ranura M.2 de formato hasta 2280 (22 x 80 mm), USB 3.1 Gen 2 (10 Gbps) y un USB 3.1 Gen 2 tipo C (USB-C). Además incluye un conector específico para tiras de ledes RGB con los que decorar un poco más la caja en la que se instale.

La segunda placa sigue la estela de la X99A SLI Plus, a la que se le cae del nombre la última parte y se queda en X99A SLI. Mismo diseño en negro, con conectores M.2, U.2 y SATA exprés, conector para tiras de ledes RGB, y capacidad de usar memoria de 3333 MHz simplemente activando XMP. Más allá del diseño y una orientación netamente al SLI (será una placa X99 barata), cuenta con las prestaciones típicas, incluida una ranura M.2 PCIe 3.0 x4 NVMe.

Vía: MSI.