La fuerte demanda que está teniendo la GTX 1080, junto con las pocas unidades que llegan de los modelos personalizados que ya se han comercializado y de la edición fundador (el modelo de referencia de Nvidia), está haciendo estragos en su precio. Nada que se salga fuera de lo corriente en un nuevo lanzamiento de una tarjeta gráfica de este calibre.

Comparando precios de estas tarjetas y existencias en otras tiendas, en Amazon Alemania tienen bastantes más modelos disponibles que en España. La MSI GTX 1080 Gaming X se sitúa su precio en los 760 euros, mientras que la edición fundador son unos 790 euros, por lo que los rangos deberían ser más o menos los mismos cuando se pongan a la venta en España y se estabilice su precio.

Es grato ver que algún modelo de Palit, Zotac o Gainward, buenos ensambladores aunque minoritarios, bajan hasta los 727 euros, que es el punto sobre el que se moverán los modelos más básicos. Otros modelos que serán más populares como los de Gigabyte se sitúan por debajo de los 760 euros.

Quizás lo criticable de este asunto es que Nvidia haya lanzado las tarjetas teniendo poca producción de los chips gráficos, y eso implica demoras y precios más altos durante más tiempo del recomendado. Hasta mediados de julio no tiene pinta de que se vaya a normalizar los precios de la GTX 1080, que deberían situarse entre los 700 y 800 euros según modelo, y tampoco los de la GTX 1070, aunque también en Alemnia hay algún modelo sobre los 480 euros de los personalizados.