La compañía francesa Withings es un fabricante de dispositivos para realizar el seguimiento de la actividad física centrado en proporcionar productos con un buen diseño. No está tan metido en el terreno de los relojes inteligentes porque no resulta tan atractivo para este tipo de compañías, aunque igual con un empujón de Nokia la cosa sea distinta.

Nokia ha adquirido Withings por 170 millones de euros. Previamente habían obtenido varias rondas de financiación por debajo de los 34 M$, complementados por la venta de sus productos, que van desde relojes de actividad hasta básculas o un termo conectado. Tampoco va mucho más allá, aunque sus relojes cuentan con un refinado diseño que puede llamar más la atención de aquellos que les guste y usen relojes.

La compañía finesa está interesada en introducirse en el internet de las cosas, y va a aprovechar la reputación de su marca para llegar a un mayor número de consumidores en este sector. Tras la venta de la división de telefonía (hoy día diría que fue todo un acierto), Nokia se mantiene con licencias de patentes, aunque está cediendo su marca para diversos productos como tabletas y próximamente se espera que también vuelva a los teléfonos.

Vía: Tech Crunch.