Las autoridades reguladoras de la competencia de Francia ha presentado una demanda ante un tribunal indicando que Apple debe de 48,5 millones de euros. El motivo no es otro que los términos estrictos de que la compañía pacta con los operadores de telefonía móvil del país.

Según las autoridades, los contratos entre Apple y los operadores incluyen 10 cláusulas que dan a la compañía demasiado poder sobre ellos. Estas incluyen asuntos como el número de iPhones que deben encargar, los requisitos de publicidad, cómo han de ser las tarifas o cubrir parte de los costes de reparación, entre otros.

En caso de que tenga éxito la demanda, otros países europeos podrían copiar la iniciativa. El importe demandado incluye compensaciones para los distintos operadores, así como una multa de 8 millones de euros. La compañía no ha hecho declaraciones con respecto a la demanda por el momento.

Fuente: 9to5Mac. Vía: EnGadget.