Tras conocerse el acuerdo de Spotify con los editores y compositores para compensarles por derechos de autor impagados, así como que la compañía tiene ya 30 millones de suscriptores, se han hecho públicos los datos de las ventas de música en Estados Unidos durante 2015.

Lo más destacable del informe que ha publicado la RIAA es que, por primera vez, la principal fuente de ingresos de las discográficas fue la música bajo demanda. Con un 34,3 por ciento de cuota de mercado, los distintos servicios de este tipo se imponen, tanto en su modalidad de suscripción como gratuita, a la venta en formato físico, la cual constituyó el 28,8 por ciento del total. Por otro lado, las ventas de música digital obtuvieron una cuota del 34 por ciento.

En base a estos datos habrá que ver cómo reaccionan las compañías discográficas, quienes han estado más preocupadas por cómo las música bajo demanda gratuita con anuncios perjudicaba a sus ventas. Quizá ahora se den cuenta de que su sector ha cambiado de forma radical y de que es hora de abrazar los nuevos hábitos de consumo musical del público, los cuales pasan por escuchar música bajo demanda.

Vía: EnGadget.