Samsung está haciendo en los últimos años una labor increíble con la calidad de sus cámaras. Sobre todo desde que a las grandes compañías de Android se les ha quitado la tontería de cuantos más megapíxeles mejor y han abrazado el planteamiento de Apple de menos píxeles pero de mucho más calidad.

La cámara actual del Galaxy S7 es de tan solo 12 megapíxeles, como la del iPhone 6s, pero a cambio ha introducido nuevas técnicas para evitar interferencias en los sensores entre la señal de imagen de píxeles adyacentes (llamado diafonía), reduciendo la apertura a f/1.7, y otras mejoras bajo el capó.

Eso ha hecho que en DxOMark la hayan analizado y concluido que es la mejor del mercado, puntuándola con una nota de 88 sobre 100. Por detrás tiene con 87 la del Galaxy S6 Edge Plus y el Xperia Z5, con 86 el Galaxy Note V y el Samsung S6 Edge, y con 84 el iPhone 6s Plus y el Google Nexus 6P (y por extensión diría que el Nexus 5X, que tiene la misma cámara y software).

Hace una buena preservación de los detalles con poca luz, introduce poco ruido y en general es rápida y precisa, aunque con algunos problemas en situaciones y escenas muy específicas. El apartado de cámara de vídeo lo tiene igualmente bien cubierto, con buena estabilización y detalle en condiciones de luminosidad, aunque de noche pueda perder detalle en las imágenes.

Vía: DXoMark.