El sector PC lleva varios años de bajadas de ventas. Los consumidores están optando por comprar menos equipos de sobremesa y portátiles, y en su lugar están optando por alargar la vida útil de los que tienen al máximo. Todas las firmas de análisis de mercado están de acuerdo que el cuarto trimestre ha sido malo para el sector PC, aunque con distintas cifras.

Según Gartner, el descenso interanual de ventas ha sido del 8,3 %. La firma IDC arroja un dato aún peor con un descenso del 10,6 %. En 2015 se vendieron menos de 300 millones de PC en todo el mundo. De hecho se produjo la situación de que las ventas de iPhones superaron las de PC.

La única compañía que está plantando cara a esta situación de declive es Apple, cuyas ventas trimestre a trimestre se mantienen con ligeras fluctuaciones, y habitualmente al alza, vendiendo 5,7 millones de Macs en el tercer trimestre de 2015. Los analistas creen que habrá un efecto rebote en algún momento de 2016 gracias a precios más atractivos de los equipos.

Ahora voy a decir lo de siempre: los ciclos de actualización de los equipos (por piezas o de marca) han aumentado enormemente desde la llegada de los Intel Core. En los últimos dos a tres años los procesadores más potentes para usuarios domésticos de Intel mantienen un rendimiento similar, y en realidad es que no hay motivo por el que se pudiera justificar que un usuario con un Core i7-3770 (lanzado en el 2T de 2012) se cambiara a un i7-6700 (lanzado en el 3T de 2015).

Pero estoy seguro de que se os ocurrirán muchos otros motivos por los que el mercado de los PC esté de capa caída.

Vía: The Verge, 9to5Mac.