Razer ha presentado un nuevo reloj de actividad física llamado simplemente reloj Nabu, mismo nombre que usan para la pulsera Nabu. En este caso, el diseño del reloj sí que sigue la línea de los productos de la compañía, con la edición estándar usando el color verde en todos los adornos y en la información de la pantalla, y una Forged Edition en negro con remates cromados.

El reloj Razer Nabu es de tipo cronógrafo digital en su zona central, con un par de complicaciones en su esfera. En la parte superior indica la conectividad Bluetooth y la fecha, y en la zona inferior hay una pantalla OLED monocroma (verde) de 128 x 16 píxeles para mostrar información relevante: pasos, notificaciones, alarmas, y otros. Se gestiona desde la aplicación Nabu que se puede instalar desde la App Store y Google Play Store, y que Razer actualizó (enormemente) a mediados de noviembre. Es resistente a caídas y se puede sumergir a 50 m de profundidad.

Usa una típica pila de botón como muchos relojes con la que Razer promete una duración de doce meses para el reloj principal, mientras que las complicaciones usan una batería recargable que da una autonomía de siete días. Me parece una buena solución al hecho de que los relojes inteligentes y muchas pulseras de actividad en cuanto se quedan sin carga, bueno, pierden hasta la utilidad de darte la hora. Además el hardware está diferenciado, por lo que la parte de cronógrafo con sus funcionalidades tiene sus propias alarmas y horarios mundiales por ejemplo, y las funciones inteligentes las proporciona el hardware Nabu.

El precio del Forged Edition es de 239,99 euros (199 dólares, sin impuestos) y de 179,99 euros (149 dólares) la edición estándar. La que está ahora mismo en venta anticipada es el Forged Edition, mientras que la versión estándar estará a la venta a finales de este mes.