La competencia en EE. UU. de Uber es Lyft, y a pesar de no contar con tanto éxito y visibilidad como Uber, sí que ha conseguido asegurarse diversas inversiones para seguir avanzando su plan de negocio. Aunque el último acuerdo ha sido con General Motors, por un valor de 500 millones de dólares, con letra pequeña.

El acuerdo se ha realizado con intención de crear una red de vehículos autónomos bajo demanda en EE. UU., o dicho de otra forma, un servicio de taxis sin taxistas. General Motors va a comenzar la prueba de sus Chevy Volt como vehículos autónomos en 2016. Además de la inversión de GM, Lyft ha conseguido asegurarse otros 500 M$ de otros inversores, lo que sitúa el valor de la compañía en los 5.500 millones, lejos de los 60.000 millones de Uber.

Vía: TechSpot.