Microsoft ya empezó a avisar de que con la llegada de Windows 10 Mobile las operadoras dejarían de intervenir en el proceso de actualización. Es un acercamiento idéntico al de Apple, y por tanto posibilita a Microsoft, como ha hecho, lanzar parches urgentes para solventar fallos sin tener que esperar a los largos procesos de validación de parches de las operadoras.

La primera actualización ha sido distribuida para los Lumia 950 y 950 XL, subiendo el número de compilación de la 10586.0 a la 10586.29, pero no incluye más que correcciones de errores. De esta forma Microsoft tiene la intención de, cuando toque actualizar Windows 10, hacer lo mismo con la versión Windows 10 Mobile para teléfonos, con lo que potencialmente estarán igual de seguros (o inseguros, según se mire).

Ayer fue martes de parche en Microsoft, con una ronda de vulnerabilidades solventadas en todas sus aplicaciones y sistemas operativos, y mantiene el mismo número que la versión distribuida a los dispositivos Lumia (10586.29). Con la desaparición de las operadoras del proceso de actualización, es una ventaja adicional para Windows 10 Mobile. Aunque es una lástima que el sistema en sí le falte pulido y, sobre todo, ganar cuota de mercado para tener éxito.

Vía: Ars Technica.