Dentro de las investigaciones que está realizando el ejército estadounidense para mejorar sus actuales drones, uno de ellos es cuanto menos curioso, y quizás más necesario de lo que parece. Al realizar entregas con drones en zonas distantes, actualmente se enfrentan a que puedan ser interceptados por el enemigo, y son susceptibles de ser atacados o que se vea dónde lanzan su cargamento.

La mejor forma de evitar estas situaciones es con el proyecto ICARUS (Inbound, Controlled, Air-Releasable, Unrecoverable Systems) de DARPA para la creación de un prototipo de dron capaz de entregar cargas de hasta 1,35 kg con exactitud a 10 metros de un lugar marcado con GPS, siendo capaz de desvanecerse físicamente a simple vista, independientemente del entorno.

DARPA no está interesado en patrones de camuflaje, líquidos que sean peligrosos de manejar para la creación del desvanecimiento, explosiones o materiales que puedan dejar residuos visibles. Es un program que DARPA considera fundamental para dar apoyo a las fuerzas especiales del ejército de los EE. UU.

El proyecto ICARUS tendrá dos fases con un total de 26 meses, y los prototipos deben poder lanzarse a 150 km de las zonas de entrega y a una altitud de 6,6 km de altura. Las empresas interesadas se darán cita el 15 de octubre para proponer sus ideas de proyecto y cómo lo ejecutarían.

Vía: SlashGear.