Kickstarter es la mayor plataforma del mundo para financiar proyectos bajo el modelo de micromecenazgo. A partir de ahora, tras la reforma de sus estatutos de sociedad limitada, tendrá que tratar de tener un impacto positivo en la sociedad. Esta reforma ha venido acompañada de un cambio de nombre, pasando a llamarse Kickstarter PBC (Public-benefit corporation, o sociedad de utilidad pública).

La compañía sigue siendo una empresa con ánimo de lucro, pero de esta forma se protegen los proyectos creativos que se financian a través de ella de la influencia de sus accionistas e inversores. Este paso no impide que, si así lo decidieran sus propietarios, puedan venderla más adelante o sacarla a bolsa. Eso sí, este cambio hace que deban tener un alto grado de transparencia, obligándoles a reportar periódicamente el impacto social que tienen y a considerar el beneficio público cuando tomen una decisión.

El cambio de estatutos ha sido aprobado unánimemente por parte de todos los socios. Además, al contrario que para otras compañías, los estatutos indican que han de donar un porcentaje de sus beneficios, que han sido de entre 5 y 10 millones de dólares cada uno de los tres años pasados, a organizaciones que apoyen las artes y combatan la desigualdad. Además, prohíbe expresamente recurrir a lagunas legales para evitar pagar los impuestos que deben o vender los datos de sus usuarios.

Estos cambios dan una idea del modelo de empresa por el que apuestan sus responsables. Aunque tienen que seguir respondiendo ante sus inversores, tienen claro cómo quieren hacer las cosas, marcando a otros los pasos a seguir para tener un impacto positivo en el mundo de los negocios y la sociedad.

Vía: Polygon.