Samsung está poco a poco recuperándose de sus malos resultados económicos de 2014, pero eso no significa que por el momento vaya a haber una mejoría en sus ingresos y beneficios en el segundo trimestre de este año. De hecho desde Samsung han advertido que esperan que sea menor de lo esperado.

Los beneficios se quedarían en torno a 6.130 millones de dólares, un 4% menor con respecto al mismo periodo de 2014, y sus ingresos en los 42.000 millones de dólares, lo que supone un descenso del 8%, y por debajo de sus espectativas.

El valor en bolsa de Samsung ha estado en continuo descenso, y desde principios de año ha perdido un 6%. Los analistas apuntan a que la falta de previsión en la demanda real del Galaxy S6 Edge podría ser uno de los diversos motivos detrás de la disminución de ingresos, vendiendo menos unidades de las que podría haber vendido de este modelo, a la postre más caro que el Galaxy S6.

Por otro lado, las ventas del Galaxy S6 y S6 Edge serían mayores que las del Galaxy S5, con una previsión de haber vendido en torno a las 6 millones de unidades entre el 10 y el 30 de abril, el mes en que se presentó.

Vía: TechCrunch.