Tesla ha presentado un nuevo producto de consumo relacionado con la electricidad. No es un coche en esta ocasión, sino una batería denominada Powerwall para el hogar. La situación ideal para ella según Elon Musk es que se pueda usar como concentrador de la energía generada por paneles solares durante el día para ser usada durante la noche.

De otra forma se puede utilizar para almacenar energía durante horas valle y usarlas en horas punta para evitar pagar de más en la factura de electricidad. También se puede utilizar como sistemas de respaldo en caso de corte en el suministro desde nuestro proveedor de electricidad.

Elon Musk también quiere que se reduzcan las emisiones nocivas para el medio ambiente generadas por las centrales eléctricas. Pero como todo, tendrá un coste. La batería de 7 kWh costará 3.000 dólares, y la de 10 kWh costará 3.500 dólares, aunque no se incluye el precio de la instalación. Cada batería pesa 100 kg, y se pueden acoplar fácilmente para casas con demandas energéticas superiores.

68192 bytes 56172 bytes 46419 bytes 44084 bytes 41029 bytes 61775 bytes

Son capaces de suministrar 2 kW, con picos de 3,3 kW. Estas baterías llegan con una garantía de 10 años con opción a prorrogarla por otros 10 años, y podrán ser controladas por internet. Lo que no se proporciona en la instalación es el inversor DC-AC para casas con paneles de energía solar, aunque en ese caso ya deberían contar con él.

También se podrán usar para grandes compañías, ya que se pueden acoplar infinitas unidades, y que empezarán a partir de los 100 kWh. Las baterías Powerwall llegarán este año a los EE. UU. (en los próximos dos a tres meses, y ya se pueden reservar) y en 2016 al resto del mundo.

Fuente: Tesla. Vía: Ars Technica.