Nokia abandonó la fabricación de teléfonos con la venta de su división de dispositivos móviles el año pasado a Microsoft. Aunque tiene en su catálogo ahora mismo una tableta con Android, la Nokia N1, su principal terreno de acción son las redes de comunicación y sacar rédito a sus patentes. Por ahora no parece que Nokia vaya estarse quieta y por eso ha adquirido Alcatel-Lucent por 15.600 millones de euros.

La fusión de ambas compañías dará a Nokia una gran fuerza laboral en el terreno de la investigación. Contará con 40.000 empleados de I+D y un gasto anual combinado de 4.700 M€. Los campos de investigación incluyen tecnologías de comunicaciones como 5G, interconexión de redes mediante IP y software, servicios en la nube, análisis de datos, sensores y procesamiento de imagen.

Nokia espera cerrar la adquisición a principios de 2016, una vez que los distintos gobiernos (principalmente la Unión Europea, EE. UU. y China) den su visto bueno a la fusión. El objetivo de esta fusión también es introducirse con más fuerza en el mercado chino, tanto vendiendo nuevos equipos de red a las operadoras chinas como teléfonos y otros dispositivos.

Vía: The Verge.