Microsoft por ahora ha conseguido convencer a algunos fabricantes pequeños para que lancen al mercado teléfonos con Windows Phone 8.1. Eliminar el coste de las licencias sin duda tuvo cierto incentivo en ellas. Ahora una compañía, más conocida por sus PCs, ha optado por lanzar al mercado un teléfono Windows: Acer Liquid M220.

Lo primero a decir es que será compatible con Windows 10, actualización que Microsoft quiere que llegue a todos los dispositivos con Windows Phone 8.1. El hardware de este teléfono no es nada del otro mundo, pero irá suficientemente fluido con su procesador Snapdragon 200 de doble núcleo, 512 MB de RAM y 4 GB de almacenamiento interno.

Incluye una cámara de 5 megapíxeles con flash LED y cámara frontal de 2 MP para selfis y videoconferencias. El precio de lanzamiento de este teléfono de gama baja será de 79 euros.