No se sabe todavía si Sony presentará alguna novedad en el Mobile World Congress de Barcelona a celebrarse del 2 al 5 de marzo, pero la presentación del Xperia E4 apunta a que no. Este nuevo teléfono es una pequeña redefinición de la gama baja de Sony, segmento del que supuestamente iba a salir para centrarse en la gama alta.

Actualización: Sony ha corregido su web, eliminando la referencia a Android 5.0 Lollipop por Android 4.4.4 KitKat.

Para este nuevo terminal ha elegido un procesador Mediatek MT6582, sin duda para reducir costes. Cuenta con 1GB de RAM, 8GB de almacenamiento interno y lector de tarjetas microSD, por lo que es un terminal normalito. Si lo unimos a su pantalla de 5 pulgadas con resolución 960 x 540 píxeles, dan unos pobres 221 ppp, por lo que no tengo problemas en considerarlo totalmente de gama baja. A estas alturas se espera de un teléfono de gama media que su pantalla tenga cierta calidad, o al menos un mínimo de 260 ppp. Discutible, pero es mi punto de vista personal al respecto.

La batería es de 2.300 mAh, por lo que al menos no tendrá mala duración de batería. Llegará con Android 4.4.4 KitKat. El diseño vendrá actualizado con esquinas redondeadas, por lo que los futuros teléfonos insignia de la compañía podrían contar con este cambio (bueno para la ergonomía). Cuenta con Bluetooth 4.1, 3G (no tiene LTE), Wi-Fi 802.11n, radio FM y GPS. Su cámara principal es de 5 megapíxeles y la frontal de 2 MP. Estará disponible en colores blanco y negro, y se pondrá a la venta en las próximas semanas, previsiblemente a mediados-finales de febrero, y contará con una variante con doble ranura SIM.