Los costes de imagen que ha sufrido Sony tras el ataque informático que sufrió a finales del año pasado son imposibles de cuantificar. Sin embargo, hay otros costes que son cuantificables, como los costes de la investigación y de las soluciones aplicadas, los cuales ascienden a 15 millones de dólares.

El ataque, al comprometer su red e infraestructura TIC, impidió que cerrasen a tiempo los informes financieros de su tercer trimestre, el cual terminó el 31 de diciembre. Los datos los han podido presentar, finalmente, esta semana. Los beneficios operativos de Sony Pictures han bajado de 220 millones de dólares de 2013 a 20 millones en 2014. Esta bajada se debería al descenso en las ventas de producciones televisivas y cinematográficas, pero también una buena parte habrían sido motivadas por el ataque.

Los resultados generales de todo el grupo para los primeros tres trimestres del siguiente ejercicio fiscal se espera que suban un 6,3% interanual, gracias al importante incremento de sus servicios de juegos, comunicaciones móviles y dispositivos. No obstante, han indicado que las ventas de teléfonos en la región de Asia-Pacífico han descendido.

La previsión de ingresos de todo el grupo para el actual trimestre es de 1.590 millones de dólares. Para mejorar más los resultados van a acometer reestructuraciones en el grupo, recortando 2.100 puestos de trabajo en su división de telefonía para el final de su siguiente año fiscal, en marzo de 2016.

Vía: Tech Crunch.