Una de las empresas que más le está costando adaptarse a la nueva era de los teléfonos 'chinos' baratos es la taiwanesa HTC. Sus cuentas financieras suelen estar bañadas por los números rojos, pero en los últimos trimestres ha conseguido enderzar el rumbo de la empresa con recortes de gastos y tomando por bandera uno de los mejores teléfonos del momento, el HTC One (M8).

Ahora tienen que pensar en cómo competir en las gamas dominadas por otros fabricantes chinos como Xiaomi, que aporta buenos teléfonos por un gran precio, y eso va a pasar por lanzar nuevos modelos de gama baja durante 2015. Android 4.4 KitKat y Android 5.0 Lollipop funcionan bastante mejor con teléfonos con hardware más limitado y ahora es posible competir con teléfonos con buena experiencia de usuarios en el rango de los 80 a 100 euros.

Estos terminales de gama baja incluirán teléfonos con 4G (LTE), tecnología que si bien sus ventajas no son evidentes en mercados con buenas redes 3G como el español, en países como EE. UU. y otros territorios de Asia e Hispanoamérica permite disponer de una conexión de datos de calidad.

Por otro lado, el último producto de HTC, la RE Camera, llegará a unas ventas de 20.000 unidades en cuanto termine el año. No son unas grandes cifras, pero también es un producto de nicho orientado a un público muy concreto.

Vía: Phone Arena.