El sector de los teléfonos inteligentes es altamente competitivo. Lo saben muy bien todos los grandes fabricantes cuyos resultados dependen de obtener unos buenos márgenes de beneficios con la venta de sus productos. Pero en el caso de Xiaomi, se ha colado por la puerta grande en la tercera posición de los mayores fabricantes de teléfonos en el tercer trimestre de este año.

Los beneficios de Xiaomi se calcularon en torno a los 556 millones de dólares, pero Reuters ahora indica que en realidad son en torno a los 50 millones, una décima parte de lo inicialmente esperado. Esto arroja un margen de beneficios de apenas un 1,3% sobre los 4.300 millones de dólares que ingresaron el año pasado.

Otras compañía como Samsung obtienen un 18,7% de beneficios sobre las ventas de sus teléfonos, y Apple sigue siendo el rey con unos márgenes del 28,7%. Las ventas de Xiaomi de este año van a ser muy superiores con respecto a las del año pasado, en torno a cuatro veces más, por lo que es posible que el margen de beneficios sea mucho mayor para todo el 2014.

Vía: Phone Arena.