HTC ha presentado un nuevo teléfono para la gama alta en forma de smartphone ideal para sacar autorretratos. Se trata del Desire Eye cuya principal característica es que incluye una cámara frontal y trasera de casi la misma calidad. Eso significa que ambas incluye un sensor de 13 megapíxels, flash de doble LED, capaces de grabar vídeo a 1080p/30fps.

La diferencia entre ambas es que la trasera tiene una apertura f/2.0 y lentes de 28mm, mientras que la delantera tiene f/2.2 y 20mm. Otra característica que empieza a no poder falta en un gama alta es que también es resistente al agua con una certificación IPX7. En el interior se encuentra un Snapdragon 801, 2GB de RAM, 16GB de almacenamiento interno, pantalla de 5,2 pulgadas 1080p, lector de microSD, NFC, Wi-Fi 802.11ac, LTE y 3G. Incluirá altavoces stereo BoomSound, y carcasa de plástico.

La verdad es que no pinta mal y todo dependerá del precio de lanzamiento (y cómo de rápido baje su precio de mercado). Quizás un punto "flaco" sea su batería de 2.400 mAh, pero viendo la del Xperia Z3, parece que está habiendo mejoras en el diseño de las mismas y 2400 mAh de hace un año no duran lo mismo que 2400 mAh de este final de año. Veremos las pruebas de rendimiento. Un punto en contra es su tamaño de 151.7 x 73.8 x 8.5 mm, lo cual es significativamente grande, incluso para el estándar de gama alta actual.

Junto al teléfono HTC ha presentado nuevas versiones del software con el que suele acompañar a sus teléfonos. Por ejemplo tendremos Sense 6, la capa de personalización de HTC, con mejoras sobre todo visuales y claramente para adaptarse al Material Design de Android L. Eso significa más colores planos y menos sombreados y otros elementos que recargan el diseño. También llega un nuevo BlinkFeed con un formato a dos columnas y scroll infinito, y nueva versión de Zoe (que llegará próximamente a los demás teléfonos Android e iOS).

HTC Desire Eye saldrá a la venta previsiblemente en noviembre.