Los directivos de Sony están realmente contentos con haber vendido hasta la fecha 10 millones de unidades de la PlayStation 4. Es un éxito rotundo comparándolo con los algo más de 6 millones de Xbox One que se han vendido. Pero en el fondo, Shuhei Yoshida, presidente de Sony Worldwide Studios no entiende el motivo por el que han tenido tanto éxito.

Podría parecer que la compañía simplemente debiera alegrarse por el éxito, pero Yoshida necesita planear la estrategia de futuro de la PS4, y sin conocer los motivos del éxito es difícil hacerlo. La consola se ha convertido en rentable en seis meses de ponerse a la venta, frente a los tres años que necesitó la PlayStation 3, aunque vendió 10 millones de unidades en los primeros 13 meses.

Por ejemplo, si ahora han vendido 10 millones de unidades, es posible que en el futuro no vendan tanto, y eso hay que preverlo para saber cuántas unidades tienen que producir mensualmente. O quizás simplemente haya aumentado la base de consoleros interesados en una consola de nueva generación. Quizás hayan conseguido vender más por los juegos o el "marketing del 1080p" que no ha conseguido la Xbox One, o la diferencia de precio con esa consola, pero Yoshida no habla de por qué vende más que la competencia, si no por qué vende más en el sector de las consolas, con un público más concreto y reducido.

Lo que necesitan es conocer a los compradores de las PS4 que no necesariamente son consoleros de pro y sus motivos para comprar la consola. En mi caso he de decir que me la compré por un buen precio y en un momento en el que me planteaba comprarme un reproductor de Blu-ray; el resultado es que por 250 euros más que uno de estos aparatos conseguí una consola y reproductor de Blu-ray en uno (si suena a excusa para comprarla, quizás lo fuera). Pero cada comprador tendrá su propia historia, que podría ser simplemente querer tener su primera consola.

La mayor preocupación de Sony ahora es saber qué va a ocurrir a futuro, si están agotando las ventas a los consoleros que esperaban con ansia la nueva generación de consolas, o si por el contrario hay un mayor interés en las misma. Difíciles preguntas que el mercado se encargará de contestar las próximas navidades.

Vía: Ars Technica.