Desde hace unos cuantos meses hay rumores, habladurías o leyendas urbanas sobre el posible lanzamiento de discos SSD con el sello de AMD. Más conocida por sus tarjetas gráficas Radeon, ahora aprovecha de cara al marketing el nombre Radeon R7 para ellos. Llegan por supuesto en formato de 2,5 pulgadas, y en tamaños de 120, 240 y 480 GB.

AMD los ha presentado como versiones adecuadas para los más jugones, pero también de gran rendimiento, con velocidades secuenciales de lectura y escritura de hasta 550 MB/s y 530 MB/s, y aleatoria de hasta 100.000 y 90.000 IOPS (operaciones entrada/salida por segundo). Este apartado está dentro de lo habitual hoy en día. Cuenta con encriptación e integridad de datos. Puesto que usa las memorias de Toshiba y el controlador de OCZ, tiene pinta de ser un simple reetiquetado de un producto cuasi genérico como hacen otras compañías.

Como siempre el precio va a ser el que determine si se trata de una buena o mala compra, además de las pruebas de rendimiento y consumo (dicen que está en los 2,7W, es bajo, pero para portátiles interesa más el consumo inactivo) para determinar en qué gama se sitúan. Su durabilidad es baja, con tan sólo 42TB (o cuatro años escribiendo 30GB al día), por lo que si bien no parece plantear problemas para que dure mucho más tiempo, no estaría orientado para hacer de disco de scratch (lectura/escritura de datos temporales) de ninguna aplicación (ni de Windows).

Imagen externa
Imagen externa

Vía: wccftech.