La migración de la división móvil de Nokia está a semanas de completarse, por lo que el movimiento de lanzar tres nuevos smartphones con Android puede resultar, cuanto menos, curiosa. Pero si decimos que utilizan los servicios de Microsoft en vez de los de Google, tiene bastante más sentido.

Nokia ha presentado los modelos X (89 euros), X+ (99 euros) y XL (109 euros) destinados a la gama de entrada de Android, con la calidad de los productos de la compañía finesa. Con la orientación al sector hardware y servicios de Microsoft, pueden ser una buena forma de atraer a los consumidores a los productos Windows Phone ya que han optado por realizar una versión de Android personal con una interfaz similar a WP8 y sus Live Tiles, lo que implica que no lleva Google Mobile Services. Dicho de otro modo, no cuenta con las aplicaciones de Google Play, Google Maps o Gmail, ni los servicios de localización de Google.

En su lugar tenemos una nueva tienda de aplicaciones de Nokia Store para Android, Here Maps (personalmente me gusta más que Google Maps), y los servicios de Microsoft como Skype o OneDrive. El proceso para que los desarrolladores lleven sus aplicaciones a la Nokia Store aseguran que es realmente sencilla, y que llevará unas 8 horas el tener nuestras aplicaciones listas en la tienda. Ya os contaremos si es así cuando les enviemos la app de Geektopía.

Imagen externa

Los teléfonos

Las características de los tres teléfonos son similares. Cuentan con procesador de doble núcleo Snapdragon S4 a 1GHz, 4GB de almacenamiento interno, lector de tarjetas microSD y pantallas con resolución 480x800 píxels. En cuanto a la RAM, el X cuenta con 512MB y los otros dos con 768 MB.

Los modelos Nokia X y X+ tienen pantallas de 4 pulgadas y cámara de 3 megapíxels, y el XL tiene pantalla de 5 pulgadas y cámara de 5MP. Todos están disponibles en varios colores (negro, azul, amarillo, verde, naranja, blanco y rojo) y todos cuentan con doble ranura de tarjeta SIM.

Conclusión

El veredicto es que tienen un hardware muy ajustado al precio que cuentan, y que se pueden convertir en el típico teléfono que te regalan por cambiarte de compañía o por contratar la fibra óptica con Movistar. No son malos, pero hay que esperar a poder comprobar en el día a día el comportamiento del procesador y del 'fork' de Android que ha desarrollado Nokia. Pero por teléfonos de 89 euros con semejantes características y buen acabado, no hay nada mejor de momento.