Quizás haya sentado un mal precedente Sony con el Xperia Z1 Compact, mismas características que el Z1 en un tamaño más compacto, por que ahora soy incapaz de ver con buenos ojos las versiones "mini" de las demás compañías.

Es lo que me ocurre al ver lo que ha presentado LG con el G2 Mini: pantalla de 4,7 pulgadas a una resolución de 540x960 píxels, procesador Snapdragon 400 o Tegra 4i según mercado, 1GB de RAM, cámara de 8 megapíxels, no tiene LTE, batería de 2.440 mAh (un punto a favor), doble ranura de SIM, lector de tarjetas microSD y 8GB de almacenamiento interno.

Como comentamos hace un par de días, Google ya no aprueba la distribución de sus aplicaciones (léase Play Store) en dispositivos nuevos que no lleven la última versión de Android, por lo que LG G2 Mini cuenta con Android 4.4. Este dispositivo se pondrá a la venta en marzo en Europa, Asia, hispanoamérica y Oriente Medio.

Creo que es una oportunidad desaprovechada por parte de LG el no haberlo sacado en un tamaño más compacto y con mejores especificaciones. Quizás quieran aprovechar el tirón del nombre "LG G2", pero sería mejor que no lo hicieran con unas especificaciones tan distintas al buque insignia (que lleva un Snapdragon 800 y 2GB de RAM para empezar). Ahora bien, más les vale ponerlo a un precio inferior a los 180 euros del Moto G, o se van a comer los mocos con este terminal.

Vía: The Verge.