En septiembre nos llevábamos la sorpresa (o no) de que Microsoft había formalizado una oferta de compra de la división móvil de Nokia. 5.440 millones de euros que le vienen estupendamente a la compañía finesa, cuyos orígenes se remontan a la fabricación de papel en 1865.

Uno de los pasos que quedaban para cerrar la transacción era que los accionistas aceptaran la venta, y hoy han dado su visto bueno con un 78 por ciento de votos a favor. El precio de la venta incluye 3.790 millones de euros por el negocio de Dispositivos y Servicios, y otros 1.650 millones en concepto de acuerdo de patentes entre ambas compañías y de uso de la marca Lumia en futuros teléfonos. Ese acuerdo durará 10 años, por el cual Nokia también obtiene la explotación de ciertas patentes de Microsoft.

En parte el voto favorable, a pesar de que les disguste la venta de un símbolo de su país a una empresa extranjera, es que el precio de las acciones ha estado subiendo sin parar desde los 3,90 dólares por acción hasta los más de 8 dólares en que se encuentran estos días. Una gran inversión para los que tuvieran acciones de la compañía antes del anuncio público de la compra.

El negocio con el que se queda Nokia incluye HERE Maps, el sistema de mapas que se está convirtiendo en una solución multiplataforma y cuyos mapas usan hasta Google Maps (mediante NavTeq, subsidiaria de Nokia), y toda la investigación que realice para mejorar sus cámaras de fotos, un sector en el que podría tener mucho más que decir (sobre todo si lo llevan a Android).

Vía: TechCrunch.