En Francia va a tener lugar una batalla legal sobre el pago de derechos de autor relacionado con el iPad. La sociedad francesa SACEM acaba de demandar en los tribunales a Apple reclamándole 5 millones de euros en concepto de impuestos por copia privada que se extiende a todos los productos tecnológicos capaces de grabar archivos con derechos de autor.

Es exactamente lo mismo que se puso hace años en España (el archifamoso canon digital) pero que fue derogado en 2011, y es triste ver que aún sigue en vigor en algunos países europeos. En Francia se sigue aplicando a los usuarios de a pie, y estén excluidos de su pago las compañías que hagan un uso profesional de los soportes de grabación. En el caso de Apple, en 2011 alegó que el impuesto no debía de ser aplicado al iPad según el baremo de otros productos tecnológicos, sino aplicarle uno nuevo.

Aunque todavía no se ha llegado a una solución sobre ese recurso de Apple a la ley de copia privada, la sociedad de derechos de autor de Francia, ávidos de dinero, han decidido demandar ya a Apple. 5 millones de euros más en el bolsillo de los dirigentes de la sociedad de autores y distribuidos a partes desiguales entre los autores y editores, que ya nos conocemos el funcionamiento de estas sociedades gracias a la SGAE.

El punto "oscuro" de la situación es que alegan que Apple ya habría cobrado el plus de copia privada, y que se lo tiene que dar a los editores ya mismo. Apple no niega que deba dinero ya que vendió un producto, el iPad, por cerca de 500 euros, pero hay que saber simplemente qué cantidad de esos 500 euros va a la SACEM. Personalmente, creo que el porcentaje debería ser el cero por ciento.