El gasto de las grandes corporaciones en hacer 'entender' a los legisladores de EE.UU sus puntos de vista muchas veces puede parecer amoral. Pero siendo una práctica habitual y legal, seguirán invirtiendo dinero. Como Facebook, que ha decidido invertir un 277 por ciento más de dinero en lobbies durante el primer trimestre del año, gastándose en total 2,45 millones de dólares.

Han realizado la inversión para 'concienciar' a sus políticos del punto de vista de la compañía sobre la regulación internacional de Internet y la libertad de expresión, políticas de seguridad y privacidad, los anuncios online, reforma inmigratoria (Facebook ha tenido que abrir una sede en Canadá debido a la estricta política inmigratoria de EE.UU), ciberseguridad y política de impuestos. Casi nada.

Los gastos suelen estar orientados a pagar al grupo de personas (generalmente empresas) que hacen de intermediarias entre la compañía y los políticos: bufetes de abogados, expertos en marketing, realización de encuestas, etc. Todo eso suele salir caro.

La historia de Google es bastante diferente: es la compañía tecnológica que más dinero se gasta en lobbies. Y eso que en este primer trimestre ha reducido el gasto a 3,35 millones, desde los 5 millones de dólares que se gastó en el primer trimestre de 2012. Los temas tratados son siempre más o menos lo mismo: impuestos, seguridad, privacidad, energías renovables, protección de la propiedad intelectual, beneficios del cloud computing, libertad de expresión...

Teniendo en cuenta que mediante ese gasto el año pasado salió airoso de la investigación de los organismos reguladores norteamericanos por abuso de posición privilegiada, a muchas empresas les interesa crear lobbies o grupos de presión para hacer entender, de la forma que sea, sus puntos de vista. Guste o no guste, la política norteamericana funciona así.

El gasto de este primer trimestre de Apple fue de 720.000 dólares, Microsoft 2,53 millones, Amazon 859.000 dólares y Oracle 1.37 millones.