Aunque todavía no nos lo podamos creer, la presentación ayer del nuevo Nexus 4 ha causado bastante revuelo. Con un precio de partida desde 299 euros, su aspecto y especificaciones técnicas ponen el listón muy alto a toda la competencia.

Quizás podemos empezar por su procesador, un Qualcomm Snapdragon S4 Pro APQ8064 a 1.5 GHz, con GPU Adreno 320. Si le sumamos 2 GB de RAM, parece evidente que estamos ante una bestia capaz de mover fluidamente Android 4.2. Hay algunas comparativas que nos sirven perfectamente para el Nexus 4, como las del Optimus G cuyo hardware es igual. En algunos casos ganaría el procesador A6 de Apple, pero en la mayoría estaría por delante esta versión de Snapdragon S4, y ganaría por goleada a éxitos recientes como el Galaxy S3, que viendo las comparativas, parece sacado de hace cuatro años. El siguiente es solo un ejemplo, y en el enlace anterior podéis ver todas las gráficas comparando los diversos aparatos.

El aspecto físico del terminal, sinceramente, entra por los ojos. Es bonito y apetece tenerlo en las manos. Su pantalla de 4,7 pulgadas, con una resolución de 1280x768 píxels parece adecuado para ver películas en HD sin problemas. Se trata de una pantalla IPS LCD multitouch protegida con Gorilla Glass para evitar rayajos (pero no hace milagros, que conste). Con sus 318 ppi parece que este apartado lo tiene bien cubierto, sin nada que envidiarle a sus rivales.

Las dimensiones del móvil son 133.9 x 68.7 x 9.1 mm. Algo grande para mi gusto (me gustan los móviles que entren en el bolsillo del pantalón porque no les doy demasiado uso multimedia), pero sin duda gustará a todo el mundo. Por compararlo al iPhone 5 (que me resulta demasiado alto) tiene tan solo 1 centímetro más de alto y 1 más de ancho. El Galaxy S3 tiene 4 milímetros más de ancho y 3 más de alto (136.6 x 70.6 x 8.6). El grosor la verdad es que nunca me ha parecido determinante para que el diseño de un móvil sea mejor o peor, si no una limitación para que los fabricantes metan algún milímetro más de batería para que en vez de un día te dure dos días. Y no hay revolución en cuanto a baterías a la vista. Aunque el iPhone pesa 112 gramos (es muy ligero en la mano), los 139 gramos del Nexus 4 parecen pesados en comparación, pero está en la línea de los demás móviles (el Galaxy S3 pesa 133 gramos).

Y es que la batería es de 2100 mAh. A mi este dato nunca me dice nada, porque el consumo depende de las aplicaciones que usemos y del sistema operativo que usemos. El iPhone 5 lleva una de 1440 mAh, y dura en espera 225 horas y hablando 8 horas. El Nexus 4 tiene para 390 horas en espera y 15.3 horas hablando. El Galaxy S3 también tiene 2100 mAh, pero le dura la batería 830 horas en espera y 22.5 horas hablando. Como veréis, la capacidad de la batería es algo que no nos sirve para comparar móviles, pero la del Nexus 4 la verdad es que, apriori, va a tener una buena duración (1 día, vamos, como todos).

En cuanto a las cámaras, tiene una trasera de 8 megapíxels con flash LED con capacidad para grabar en Full HD, y una trasera de 1.3 megapíxels. Esta cámara, en conjunción con Android 4.2 y su Photo Sphere, nos permitirá sacar fotos en 360 grados, con el mismo sistema que las saca Google para el Street View. Un punto más a favor de este nexus 4, hasta que los demás terminales Android se actualicen.

Sobre la conectividad, hay cosas buenas y cosas malas. Lo malo es que para el mercado americano va a tener menor aceptación al no disponer de LTE. En el resto del mundo la verdad es que nos da igual porque esa tecnología que sustituirá a 3G no la vamos a oler en años. Por otro lado, la no inclusión de LTE ha podido rebajar el precio del terminal fácilmente en 80 euros al no tener que pagar las patentes y componentes necesarios para hacer uso de esa tecnología que, como digo, a los españoles nos da igual.

Otro punto oscuro es el tema del almacenamiento. No cuenta con lector de tarjetas micro SD, al igual que no lo tienen ni el Nexus 7 y Nexus 10, y por lo cual hay que regañar a Google. Me parece muy bien que quiera promocionar Google Drive para que subamos a él nuestros contenidos, pero si algo se diferencia Android de iPhone son por pequeñas cosas como el lector de tarjetas para que tengamos nuestros vídeos, fotos y aplicaciones donde queramos y no donde nos obliguen. Y si añadido a esto decimos que el almacenamiento interno es de 8GB, se hace evidente que algo no cuadra en el este apartado.

Un gran móvil al alcance de todos los bolsillos

El último párrafo no desprestigia para nada en absoluto el resto del terminal. Preveo que la competencia va a tener que bajar los precios, porque este móvil por 299 euros (349 euros la versión con 16 GB de almacenamiento interno), es verdaderamente increíble. Gran procesador, gran pantalla, gran diseño y batería... ¿Se puede pedir algo más en un móvil? Pues difícilmente, y si a esto le unimos que las actualizaciones del software las hace directamente Google, el éxito del nexus 4 estas navidades está más que asegurado.

Puntuación

8.0

sobre 10