Los viajes en el tiempo siempre han sido una obsesión para mi, así que siempre he leído, visto o jugado todo lo que tenga viajes en el tiempo en su argumento. Las diferentes teorías, las paradojas, la forma en la que actúan los personajes en diferentes épocas y las consecuencias de sus actos en las líneas temporales, todo eso me resulta fascinante; y es curioso que casi siempre se trata el tema de los viajes en el tiempo como algo muy serio, y así lo trataría yo si se pudieran hacer, pero siempre quedará la duda de: ¿y si ponemos a unos cafres a viajar en el tiempo?, sin que tengan el más mínimo respeto por las líneas temporales, que no se preocuparan de sus actos, etc.

La respuesta se encuentra en la serie de Hulu: Future Man, y aunque su premisa no es nueva (¿alguien dijo El alucinante viaje de Bill y Ted?), en esta ocasión se ha añadido el toque friki y ochentero que tan de moda está últimamente. ¿El resultado?, tendréis que viajar al futuro, libre de destripes, para verlo.

future_man2.jpg

El friki que salvará a la humanidad

El argumento que sigue Future Man es de lo más manida en este mundillo de los viajes temporales. Josh Futterman (Josh Hutcherson), es un bedel de un laboratorio de enfermedades sin más objetivos en la vida que jugar a videojuegos y masturbarse. Lleva tiempo jugando a Biotic Wars, un videojuego famoso porque nadie ha sido capaz de acabarlo todavía, hasta que Josh se pone en serio y logra finalizarlo, lo que desencadena la aparición de dos personajes: Tiger (Eliza Coupe) y Wolf (Derek Wilson), dos supervivientes de un futuro apocalíptico en el que la raza humana se ha dividido entre los modificados genéticamente hasta la perfección, y los que aún son naturales, siendo cazados como animales estos últimos por los primeros. Tiger y Wolf, descubren a Josh que él es el elegido para salvar a la humanidad al terminar Biotic Wars, y que deberá viajar al pasado para matar a su jefe, el culpable del apocalipsis, cuando era un bebé.

No hay más que echarle un ojo al argumento para ver que Future Man cumple con todos los tópicos frikis y de viajes en tiempo para que los que cojeamos de ese pie caigamos sin remedio, sin embargo, todos estos tópicos se van al garete tras el primer episodio porque por supuesto, nada del plan se cumple, y todo se convierte en una auténtica locura que episodio tras episodio, se va volviendo cada vez más surrealista, pero sin perder su esencia geek, lo cual se agradece ya que no es el motor de la serie y no llega a cansar, es más, en mi caso esperaba ansioso la siguiente referencia.

future_man3.jpg

Futuro contra pasado

Antes hablaba del motor de la serie, y tengo claro que no es otro que el choque entre los diferentes personajes, y de estos con las diferentes épocas por las que pasan a lo largo de la serie. Por un lado tenemos a Josh, un friki de 2017 como cualquier otro, lleno de referencias a videojuegos y películas, y que no ha tenido que pelear por nada en la vida; y por el otro lado están Tiger y Wolf, dos soldados del futuro que han tenido que sobrevivir en las cloacas comiendo ratas. Aparentemente ellos son los más aptos para sobrevivir, pero este juego se juega con las reglas de 2017 para atrás, así que será Josh el encargado de enseñarles protocolo y cómo comportarse, en muchos casos basados en esa cultura friki que tiene en la cabeza. Pero en determinados momentos las tornas cambiarán y llegará el momento de meterse en la acción, y aquí es donde Tiger y Wolf guiarán y Josh será el aprendiz.

Este choque es algo que se va visto muchas veces, pero el hecho de que todos son terriblemente malos adaptándose a ese nuevo entorno, creando situaciones inverosímilies y choques de comportamientos, es donde reside la magia de Future Man con Wolf como máximo exponente.

future_man_wolf.jpg

El personaje de Derek Wilson comienza siendo simplemente el ayudante de Tiger, pero capítulo a capítulo va cobrando protagonismo e interés hasta robar cada minuto que aparece en pantalla a los demás personajes, hasta el punto de ganarse su propio episodio, el más loco y mejor de toda esta temporada para mi gusto. Además en Wolf también se refleja la seducción que sienten los personajes por las nuevas épocas por las que están viajando, hasta el punto de plantearse los más profundos y extraños principios que la pareja del futuro tiene, sin embargo será en Tiger en la que veamos el cambio más grande, contrastando totalmente con el caracter de tía dura que mantiene durante la serie.

Por último me gustaría destacar lo bien que lleva la serie el conocer al mismos personajes pero en diferentes épocas, y los esfuerzos de Josh al intentar mantener la historia como estaba, prácticamente nunca conseguirlo, y ver los cambios que se producen en 2017. De nuevo, asegurarán unos buenos momentos de diversión.

future_man1.jpg

Diversión atemporal

Future Man es una serie que reúne dos elementos que me encantan como son la comedia y los viajes en el tiempo, y los mezcla y retuerce para que se alimenten el uno del otro de manera genial. Aunque por otro lado quizás no sea una serie apta para los más puristas de los viajes en el tiempo, ya que hay bastantes agujeros en ese aspecto, aunque no se les da más importancia gracias al humor y a las situaciones que se generan debido a los contrastes entre los personajes y las épocas.

Una serie ligera gracias a la duración de 30 minutos de sus episodios (cada vez odio más las series de 45 minutos o más largas), aunque no apta para todos los públicos debido a alguna que otra situación escatológica, sin duda sello de la casa de Seth Rogen y Evan Goldberg, creadores de la serie.

Así que si tenéis un hueco entre serie y serie y necesitáis algo rápido con lo que echaros unas risas, Future Man es mi mejor recomendación.

PD: descansa en paz, Jorge Santiago. Pronto se cumplirá la venganza por tu muerte.

Puntuación

8.5

sobre 10