Netflix se hizo el año pasado con los derechos de Bright, una película policíaca para ser protagonizada por Will Smith, la cual cuenta con un presupuesto de 90 millones de dólares, a repartir a partes iguales entre talento —actores y director, por ejemplo—, y los costes de su producción. Solo por el guion de Max Landis pagaron tres millones de dólares.

El director es David Ayer, quien se reúne con el actor tras su colaboración en Escuadrón Suicida, uno de los éxitos de taquilla del verano pasado. Coprotagonizando la película estará Joel Edgerton, a quien se le ha podido ver en Exodus: Dioses y reyes. La intención de Netflix es que esta película se convierta en la primera de una franquicia, a parte de un estreno limitado para que pueda optar a diversos premios, como los Óscar.

En cuanto a la historia de la película, no será un policial al uso, ya que tendrá tintes fantásticos. Smith será un oficial de policía humano que unirá fuerzas con un compañero orco para encontrar una varita mágica que, en malas manos, podría causar una gran destrucción. Con esta premisa, es casi seguro que será todo un éxito, aunque no deja de recordar poderosamente al juego de rol Shadowrun, por no llamarlo un calco.

Parsa la promoción de la película, a una semana de su estreno el 22 de diciembre, Netflix ha publicado un vídeo curioso, en el que Will Smith pide ayuda a otros Will Smith en la promoción de la cinta. Sin duda, un golpe de efecto brillante para una película que, si cumple lo que prometen los tráileres, será un gran éxito para Netflix.