El presente tomo de Batman, Amanecer Dorado, recoge los números 1 a 5 del primer volumen de la serie Batman The Dark Knight, abrúptamente finalizada tras el anuncio de The New 52. David Finch, atraido por los cantos de sirena de DC y por la oportunidad de trabajar en uno de los miembros de su Trinidad, ofrece aquí una historia de enormes posibilidades... que se quedan en poco.

La premisa, aunque ya vista, se centra en el secuestro de una rica heredera, amiga de la infancia de Bruce Wayne. Cada capítulo, hasta la resolución, ahonda en el misterioso pasado de esta mujer. A lo largo de las páginas desfilan viejos villanos y aliados, del Pingüino a Ragman, cruzándose sus historias con la de la desaparecida y aportando poco a poco luz a las pesquisas del Señor de la Noche.

Sin embargo, la trama está, en mi opinión, apresuradamente resuelta, dejando demasiados cabos sueltos y puntos sin explicar. Son historias así las que me convencen de que The New 52 no era algo tan planeado como nos quieren hacer creer. Y es una lástima, porque Finch al guión y al dibujo de buena parte de la historia (Jason Fabok dibuja el resto), plantea lo que podría haber sido una historia estupenda, enfrentando a Batman contra una parte del Universo DC en la que se encuentra fuera de lugar.

Así pues, decisiones editoriales de DC aparte, creo que habrá que seguir el trabajo de Finch en el segundo volumen de esta serie para comprobar si lo que en este cómic se vislumbra sobre su capacidad para manejar un personaje tan emblemático llega a algún lado.

Puntuación: 5/10.

ECC Ediciones

12,95 euros

Puntuación

5.0

sobre 10