Rovio lanzó a finales de julio Angry Birds 2, un nuevo intento por rentabilizar su primer y exitoso juego, pero desde 2009 la compañía se ha expandido demasiado rápido sin sustentar su crecimiento en productos con futuro. Aunque algo que es obvio hoy en día (los juegos casuales tienen una vida corta), no lo era por entonces.

Por eso la compañía va a proceder a despedir a otros 270 trabajadores, en un ajuste de plantilla que ya va a afectar este año a 370 empleados. El Director General de la compañía, Pekka Rantala, lo veo necesario para transformar a Rovio en una compañía más ágil para volver a cosechar éxitos en el futuro.

El principal motivo de los despidos es una reducción de los beneficios de la empresa de los 76,8 millones de euros en 2013 a los 10 M€ en 2014, y las previsiones para este 2015 eran de pérdidas. Los ingresos el año pasado de Rovio fue de 110,7 M€. Los 10 millones de descargas de Angry Birds 2 está por ver si ayudará a la compañía a ajustar sus cuentas.

Vía: VG24/7.