Alguien debe de estar un poco resentido con Valve últimamente, quién sabe si porque la compañía creadora de Half-Life se resiste a día de hoy a dar una fecha de salida de la tercera entrega de la saga o quizás por quedarse fuera del torneo del que voy a hablar en la noticia. El caso es que una persona o grupo de personas no querían que se celebrara el torneo internacional anual de DotA 2, el popular MOBA de Valve.

Para evitar que éste tuviera lugar, se ha lanzado un ataque de denegación de servicio (DDoS) a los servidores del juego, impidiendo que el torneo pudiera seguir con normalidad. Valve consiguió solventar los problemas técnicos a tiempo para que el torneo pudiera continuar.

Los jugadores de DotA se preguntan ahora por qué Valve utiliza un sistema de conexiones que depende tanto de los servidores de la compañía y si no sería posible implementar servidores en red local para los torneos que no impidan jugar cuando los servidores en internet no estuvieran disponibles.

Aún nadie se ha atribuido la autoría del ataque, aunque después de enterarme que en el torneo había más de 18 millones de dólares en premios para los vencedores, la teoría de que los atacantes se quedaron fuera del torneo cobra más fuerza.

Vía: The Verge.