El lanzamiento de la Xbox One decepcionó a muchos debido a su precio de 499 euros, 100 más que su competidores PlayStation 4. Aunque soy de la convicción que Kinect es un gran añadido y que merece la pena el dinero extra, muchos quieren la consola, bueno, simplemente para jugar. Eso garantizó el éxito de la PlayStation 4.

Durante las pasadas navidades Microsoft bajó el precio de la consola sin Kinect a 349 dólares en EE. UU. (equivalente en euros), y se ha convertido en un exitazo de ventas durante el mes de noviembre y de diciembre. No hay datos más específicos (todavía) salvo lo comentado en el blog de Microsoft tras ver las últimas cifras de NPD (empresa de análisis de mercado que da las cifras de ventas de consola y videojuegos cada mes), por lo que hay que esperar a una cifra más oficial y a la publicación del informe completo.

En el CES, Sony anunció haber llegado a las 18,5 millones de consolas vendidas a nivel mundial. La oferta es exclusiva de EE. UU. (o eso parece) pero la consola de Microsoft se puede conseguir más barata que la PlayStation 4 en países como España. Si

Vía: The Verge.