Si por algo se ha caracterizado siempre Bioware en sus juegos ha sido por cuidar al máximo su argumento. Y el que voy a analizar hoy está en la línea de todos sus grandes juegos, como Mass Effect o Dragon Age. No en vano, mucha gente lo califica de "Mass Effect Online". El juego no está por el momento en español.

Primeros pasos

SW: The Old Republic es un MMORPG en la línea de World of Warcraft, y tengo que mencionarlo y compararlo en este artículo porque se trata del referente actual de este tipo de juegos. Pero no hay que olvidar que WoW tiene ya a sus espaldas más de diez años de desarrollo, tiempo más que suficiente para pulir muchos de los aspectos más controvertidos del género.

Para ponernos en situación del argumento, nos encontramos cerca de 3.500 años antes de la película de Una nueva esperanza, aunque la ambientación y los mundos siguen siendo los mismos. Varios años atrás, la guerra entre el Imperio de los Sith y la República terminó con un tratado de paz tras invadir el Imperio la capital republicana, Coruscant, ya que el desgaste bélico que estaban soportando ambos bandos hacía peligrar la cohesión de sus territorios. Y parece que esta inestable paz está a punto de romperse, momento en el cual empezamos a crear nuestro personaje.

Creación de personaje

Las clases de personaje de ambos bandos son las mismas, cuatro, y cada una de ellas nos lleva, a partir del nivel 10, a dos posibles especializaciones. Cada especialización, a su vez, dispone de tres árboles de talentos entre los que elegir: uno de PvP, otro de DPS y un tercero que puede ser DPS, Tank o Healer. Aunque las clases son las mismas en ambos bandos, reciben nombres distintos y animaciones distintas. Estas son:

Sith Warrior / Jedi Knight

  • Juggernaut / Guardian: Tank o DPS
  • Marauder / Sentinel: DPS

Sith Inquisitor / Jedi Consular

  • Sorcerer / Sage: Healer o DPS
  • Assassin / Shadow: Tank o DPS

Imperial Agent / Smuggler

  • Operative / Scoundrel: Healer o DPS
  • Sniper / Gunslinger: DPS

Bounty Hunter / Trooper

  • Powertech / Commando: Healer o DPS
  • Mercenary / Vanguard: Tank o DPS

Como he dicho, a nivel 10 se podrá elegir una especialización, así como empezar a asignar puntos de talentos en habilidades especiales según el árbol de talento que escojamos.

Un aspecto que parece un poco limitado es el de las razas entre las que podemos elegir, unas cuatro o cinco por bando según clase de personaje. Para no tener de estadísticas la elección de raza, podrían haber permitido una mayor variedad.

Avance de personaje

Hay cincuenta niveles por delante a subir, y desde el planeta en el que empezamos, lo primero que más llama la antención y el cual es el mayor punto fuerte de los juegos de Bioware (ahora trasladado a este MMORPG) es que la aceptación de misiones va por diálogos con los PNJs, y que los textos están todos doblados. Es un trabajo impresionante el que han realizado en este aspecto, ya que te permite meterte muchísimo más en tu personaje que en los otros juegos del género, como el WoW. Esto ya va más allá de simplemente ir al personaje que te da una misión y aceptarla casi sin leerla; aquí se hace imprescindible leerlas, aunque se pueden saltar pulsando la barra espaciadora. Pero saltarse una de estas conversaciones es un crimen.

Además, durante las conversaciones podremos obtener puntos del lado luminoso o lado oscuro, necesarios para portar distintos tipos de armas y equipo, o adquirir objetos especiales en ciertos vendedores. También, y estando en grupo, adquiriremos durante las conversaciones Puntos Sociales que nos harán subir de rango social, y ello nos permitirá adquirir distinto equipo.

El apartado de actualizar el equipo está bastante bien llevado, ya que en los distintos planetas, al completar muchas de las misiones, nos dan como bonificación medallas de ese planeta, que se pueden canjear también en vendedores. Y además existen vendedores que, a cambio de créditos, te venden mejor equipo... Básicamente, puedes obtener equipo mejor en casi cualquier entorno del juego, e incluso haciendo PvP mientras subes de nivel también puedes adquirirlo.

El punto más llamativo del juego lo pone una rareza especial de objeto que se añade a los ya habituales (pobre, común, infrecuenta, raro, épico y legendario), y son los llamados "objetos naranja" por el color que han escogido para representarlos. Estos objetos disponen de varios slots en los que introducen mejoras (como si fueran las gemas de WoW o el Diablo), y no disponen de muchas más características por sí solos. Por lo tanto, a medida que vamos subiendo de nivel, simplemente tenemos que ir cambiando dichas mejoras por otras de mayor nivel, sin tener que cambiar la pieza en sí. Y esas mejoras se obtienen mediante las habilidades de personaje (creación de armas, armaduras, etc.), o en vendedores a cambio de medallas de los distintos planetas.

El subir de nivel en este juego es una experiencia única. Cada una de las clases de personaje (cuatro del imperio y cuatro de la república) disponen de un hilo argumental específico realmente interesantes. Se trata de misiones que iremos completando a la par que el resto de misiones genéricas de la zona. Aproximadamente a nivel 30 cerraremos el primer capítulo de la historia, y desbloquaremos un sistema (todavía en desarrollo) llamado Legado, y que de momento sólo nos permite escoger un "apellido" para todos nuestros personajes del servidor, e ir amasando puntos de legado que, según indican dentro del juego, se podrán invertir en mejoras en cuanto implemeten el sistema.

Misiones

Las misiones son las normales en este tipo de juegos: matar equis bichos de un tipo, recoger equis objetos matando npcs o del suelo, etc. Pero hay varias cosas interesantes a destacar:

  • Existen zonas "heroicas", no instanciadas, en las que los PNJs son más duros y que necesitaremos estar en grupo para realizar las misiones que nos lleven a ellas. Hay variantes para grupos de 2 y 4 personas, y las de grupos de cuatro suelen tener un boss al final de las mismas que sueltan objetos de frecuencia rara (o "azules", por el color que tienen asignados). Lo bueno de estas zonas es que no están ubicadas en el flujo natural de las demás misiones, y por lo tanto, si queremos, podemos saltárnoslas, aunque completarlas dan buenas experiencia y equipo.
  • Hay otras áreas en las que, al entrar en ellas, nos dan una serie de misiones a completar, en la línea de las zonas heroicas pero con una dificultad para un sólo personaje. También están ubicadas fuera del flujo normal de las misiones. Suelen servir para avanzar un poco más la trama del planeta que estemos visitando.
  • Muchas misiones tienen sub misiones de bonificación, que no imposibilitan completar la misión principal, pero que si las completamos nos darán una cantidad importante de experiencia, o abrirán a su vez otra submisión, que terminará normalmente en una recompensa abultada de medallas, experiencia y dinero.
  • También hay zonas del mapa instanciadas sólo para aquellos que dispongan de una misión en ellas. Esto es de las mejores cosas que he visto en mucho tiempo, ya que así se evita la necesidad de farmear un PNJ específico en zonas de misión concurridas.
  • Las recompensas de las misiones están adaptadas a tu clase de personaje, así que no recibirás nada de equipo que no puedas usar. Estas recompensas también incluyen medallas y cofres de tesoro con equipo aleatorio (y según la dificultad de la misión, te pueden proporcionar equipo de frecuencia rara o incluso épica).

Flashpoints

Los Flashpoints son las típicas mazmorras instanciadas de otros juegos, a las que solo puede acceder tu grupo y consisten en matar diferentes bosses para conseguir mejor equipo. SW:ToR tiene una buena cantidad de ellas, estando disponible la primera desde a nivel 10. Normalmente hay uno nuevo cada 4 o 5 niveles, y son muy recomendable todos, ya sea por la trama o por hacer algo distinto mientras subes de nivel. Un robot en el Republic Fleet o Imperial Fleet nos va dando misiones para los distintos flashpoints, para que no nos perdamos ni uno.

Aquí es donde se echa en falta un poco un buscador de grupo, ya que cada planeta dispone de su propio chat general, y por lo tanto no es realmente fácil crear un grupo competente para hacerles frente. Lo que sí hemos notado en mi guild es que si eres del nivel que indica la quest o superior, el Flashpoint se convierte en algo trivial. Es recomendable, para disfrutarlo al máximo, ir cuando te faltan uno o dos niveles para llegar al nivel que indica la misión del flashpoint.

PvP

El sistema de jugador contra jugador es realmente interesante, y dispone de distintos wargames (juegos de guerra, o escenarios para luchar entre dos grupos de jugadores).

Lo realmente interesante de los wargames, aunque haya poca variedad o a mucha gente no le guste uno llamado Huttball (que es báscamente ir pasando una bola entre compañero hasta marcar un touchdown en la zona del equipo contrario), es que en cuanto entras a uno, tu vida y daño son incrementadas hasta aquellas que tendrías a nivel 50. No es raro entrar en un wargame y ver gente de nivel 10, 30 o 50, todos mezclados. Esto proporciona colas de espera mínimas a la hora de entrar en los wargames. Los inconvenientes son los normales: que entra mucha gente que es su primer warzone y no tiene ni idea de cómo van. Benditos noobs.

Por lo demás, el sistema PvP es muy parecido al WoW, en el que obtienes medallas por participar en el, y que puedes cambiarlas por equipo. Hay estadística específica a nivel 50 para pvp, así que tampoco valdrá entrar con cualquier equipamiento a ellas si queremos ser mínimamente competentes.

En cuanto al World PvP, decir que a partir de Tatooine empiezan las zonas de misión comunes entre imperio y república. Así que estad al loro aquellos que estéis en un servidor PvP, porque los grupos de gankeo son frecuentes.

Sistema de tripulación y profesiones de creación y recolección

Otro punto muy fuerte del juego es que, a medida que avancemos en la historia de nuestra clase, iremos añadiendo PNJs a nuestra tripulación, y podremos disponer de la ayuda de uno de ellos en todo momento para realizar misiones. Dentro de los Flashpoints, si el grupo está completo, no podremos utilizarlos. Podremos controlarlos como si fueran una mascota, indicando a quién atacar, con qué atacar o dejarlos en modo pasivo.

Cada personaje, al estilo de Dragon Age, tendrá un nivel de afecto hacia nosotros, que podremos ir mejorando con regalos o mediante los distintos diálogos de las misiones del juego. Empezamos con cero puntos de afecto y el máximo es 10.000. A medida que vayamos alcanzando hitos en ese recorrido, nos darán ellos mismos misiones en las que ayudarlos.

Los miembros de la tripulación no disponen de ramas de talentos, aunque en la hoja de personaje se va reflejando sus habilidades con armas y armaduras que limitan su elección de equipamiento, y las habilidades especiales que van adquiriendo a medida que subas de nivel. Tienen un rol específico asignado por esas habilidades (tank, healer, damage dealer). Puedes ir mejorando su equipo con las recompensas de las misiones, con el equipo que vayas encontrando o de la casa de subastas directamente.

Además, es la tripulación la que se encargará de las profesiones de creación. También a nivel 10 podremos escoger una profesión de creación de objetos y dos profesiones secundarias. De estas profesiones, tendremos que enviar a nuestra tripulación a realizar misiones para poder subir nivel en ellas e ir obteniendo objetos mejores. Una cosa curiosa es que en el mundo de juego, si pulsamos con el botón derecho en la típica veta de metal, será la pet la que vaya a minarlo, o nosotros si hacemos shift+click en la veta (o flor, o animal para desollar o robot, etc.). Los tiempos de las misiones varían, y si al principio suelen ser necesarios tres minutos para que vuelva nuestro tripulante, a mayores niveles pueden tardar horas en volver, literalmente. Pero las recompensas que les aguardan son jugosas.

Haciendo un resumen, las habilidades de creación son:

  • Armstech: creación de armas y modificaciones para armas.
  • Armormech: creación de armaduras y modificaciones para armaduras.
  • Biochemistry: creación de medpacs para curarse y otros tipos de drogas (que suben la fuerza, resistencias, etc., del personaje).
  • Synthweaving: crea armadura ligera para los jedis y modificaciones.
  • Artifice: creación de sables de luz y escudos (que se llevan en la offhand por jedi guardians y troopers), modificaciones para los mismos.
  • Cybertech: creación de piezas de armadura para los androides, speeders, bombas, equipo para las naves, y un sin fin de cosas. Es la profesión más versatil.

Sobre las naves espaciales

Algo que nos estuvieron vendiendo durante el desarrollo del juego fue que cada personaje iba a disponer de su propia nave espacial con la que poder combatir. Aunque ya han dicho que quieren mejorar este sistema de combate, ahora mismo se basa en misiones espaciales con una ruta guiada, en la que van apareciendo enemigos a los que tener que destruir. Son básicamente los siguientes tipos de misiones:

  • Destruir una base espacial en las diversas pasadas que la ruta da a su alrededor.
  • Destruir enemigos y naves de batalla enemigas.
  • Escoltar a una nave, destruyendo los enemigos que la atacan.Es entretenido, aunque se queda un poco corto. Hubiera preferido un sistema en plan el antiguo juego TIE Fighter, aunque si lo complementan este sistema de misión guiada con el de ese juego, sería un éxito rotundo.

Las naves espaciales aparecen en la hoja de personaje como una pestaña más, y se adquieren alrededor del nivel 16, al terminar las misiones específicas de cada clase en el planeta capital de la facción. Estas naves pueden ser mejoradas con equipamiento que podremos fabricar o comprar en vendedores, algo muy necesario a medida que vayamos subiendo de nivel, ya que las misiones se hacen cada vez más difíciles. Por ejemplo, un objeto de nave nos permite llevar 40 u 80 misiles en vez de los 20 normales, hacer más daño con las armas de la nave, generadores de escudo, etc.

Es realmente un juego en sí, y un pasatiempo para cuando no sepamos qué hacer dentro del juego. Muy recomendable.

Rendimiento del juego

Uno de los apartados casi fundamentales para que un MMORPG tenga éxito es que pueda correr en el máximo número de equipos posibles, sin importar si son de última generación o de hace varios años. Esto es lo que le ocurre con SW:ToR, que con un nivel de detalle mínimo corre a la perfección en ordenadores antiguos (aunque hay que desactivar completamente las sombras, algo que ya me ocurría en WoW).

Actualmente no tiene metido anti-aliasing, por algún tipo de bug, estando desactivado ya desde la beta pública. En la versión actual, se ha desactivado hasta en el archivo de configuración de texto del directorio de juego, así que no hay forma de activarla. Sin embargo, aunque esperamos que lo activen pronto, los bordes de sierra de los personajes no son tampoco algo para llevarse las manos a la cabeza, y los personajes y el escenario siguen teniendo unos gráficos espectaculares. Sí es cierto que ciertas texturas, sobre todo en los personajes y PNJs, se podrían haber cuidado más. Pero como he dicho, gráficamente el juego es muy bueno, y escalable, corriendo en máquinas antiguas sin problemas.

Y cómo no, los bugs

Seguramente el juego lo hayan sacado antes de estar totalmente terminado, pero es comprensible que tras más de cinco años de desarrollo los productores quieran empezar a ver dinero. Esto no quiere decir que hayan sacado al mercado un juego incompleto, malo o que no guste. Sólo quiere decir que tiene bugs, algunos de los cuales son difícilmente justificables.

Por ejemplo, cuando estás en grupo y accedes al mapa espacial desde tu nave, no puedes seleccionar un destinto y se bugea. Tienes que salirte del grupo para poder ya escoger tu destino, viajar y que te inviten de nuevo. Aunque parece que este lo van a corregir en el parche de la próxima semana.

Otro, que sí tiene más enjundia, es que hay algún tipo de problema con las animaciones de ciertas habilidades y el aporrear sin parar una misma tecla. Cuando haces una habilidad con animación concreta (por ejemplo, saltar hacia un grupo de enemigos) y en pleno vuelo empiezas a aporrear la tecla de hace un ataque en área, esa habilidad de área no termina de llevarse a cabo por alguna razón. Toca dejar de aporrear la tecla, esperar un segundo o menos, y ya darle a la tecla del ataque. Es extremadamente molesto, sobre el PvP en el que siempre estás intentando aporrear teclas por el improbable caso de que una habilidad se ejecute más rápido (no obstante, ¡tu vida depende de ello!).

El tema gráfico y de sonido también tienen su ración de bugs. Algunas veces se pierden sonidos, como el de los speeders al pasar de una zona a otra, aunque en general no son molestos y casi ni se perciben. En el tema gráfico hay ciertos problemas, sobre todo evidentes en Tatooine, con las luces o algunas texturas. Podéis comprobarlo en las imágenes adjuntas. Igualmente, no son ni habituales ni especialmente molestos.

Conclusión

Al juego le faltan cosas básicas que World of Warcraft nos ha hecho ver que son imprescindibles (como buscador de grupo para los Flashpoints), pero no hay que olvidar, como ya he dicho, que WoW lleva más de diez años a sus espaldas de desarrollo. No podemos pretender que todo lo que ha introducido en ese tiempo (ocho años desde que se puso a la venta oficialmente) vaya a estar presente en Star Wars: The Old Republic desde el primer momento.

Si bien deben corregir inmediatamente el bug de las animaciones, o perderán mucha gente por el camino de los "pros" que se dedican sólo a PvP, han puesto a la venta un juego complejo, bien terminado y que sin duda irá mejorando mes a mes. No en vano ya han anunciado más contenido High End y otro Flashpoint para enero.

Con todo, es un juego muy recomendable para los que estén cansados de los MMORPGs típicos y quieran probar algo... igual pero diferente.

Puntuación

9.0

sobre 10