Ozone Gaming es una compañía española que suele relacionarse con periféricos económicos para el sector jugón pero que también incluye modelos de mayor coste y mejores prestaciones. En ese apartado entra el Battle Royale, un teclado mecánico compacto para el cual recurre a los interruptores MX rojos de Cherry para darle un poderoso reclamo. Es un modelo de 90 euros, más de lo que cuestan sus teclados más vendidos en los últimos años. Llevaba bastante tiempo sin probar un producto de la marca, por lo que el reencuentro con ella no podría ser con un producto más interesante. Los compactos son los que más busco a título personal, por lo que doy el perfil de comprador del Battle Royale.

Desembalado

0_img_4263.jpg

Ozone vende el Battle Royale en una caja negra y blanca donde predomina la iluminación RGB por tecla pero no destaca nada más en su portada. En la parte trasera da algunos datos técnicos del teclado, pero en realidad no destaca nada a simple vista. Hay que ponerse a leer para saber qué es lo que está ofreciendo la compañía, por lo cual me parece un empaquetado un poco pobre. Lo habitual es que en portada se destacara el tipo de mecanismo o su tamaño compacto —que son unos MX de Cherry y no son cualquier cosa—, pero Ozone ha optado por un diseño bastante más soso, poco informativo y que da la sensación de producto barato.

Al abrir la caja se puede ver el teclado en una bolsa de plástico con unos toques de poliestireno (más plástico), un pequeño manual de instrucciones y un quitateclas. Ese manual da detalles de los atajos, por ejemplo de como cambiar la iluminación, la velocidad o los efectos, con sus fallos de ortografía y gramática customizar no es una palabra que exista en español, la cual sería 'personalizar' pero mejor en este contexto 'ajustar'—. La compañía no parece que ponga demasiada atención al detalle.

Una vez sacado el teclado de la bolsa se puede ver que su construcción da muy buena sensación. Aunque es totalmente en plástico negro, es muy agradable al toque. Inicialmente las teclas en sí tienen una sensación de que el dedo resbala poco al pulsarlas, e incluso que se queda como pegado, pero con otras teclas de este tipo eso se pierde con un día o dos de uso y pasan a ser muy buenas durante el tecleo de textos largos. No es que sea un teclado orientado a escribir largos textos, por lo que jugando esto no se notará.

En la parte superior se puede ver a la derecha la marca, Ozone, y en la barra espaciadora está inscrito el nombre del modelo, Battle Royale. Su tamaño es compacto, sin teclado numérico, y sale un cable USB de la parte superior central. Está forrado de tela trenzada y es de buena calidad y tiene un velcro para enrollar el cable. La altura del teclado no es excesivamente y para alguien con las manos grandes como yo, acorde a mi estatura de 1.90 m, no hace necesario un reposamuñecas, pero es probable que otro tipo de usuario precisara de uno.

En la parte inferior se pueden ver cuatro almohadillas antideslizantes y las patas para alzar el teclado. Solo tienen una posición, pero añaden una buena inclinación la cual he encontrado perfecta en el día a día tecleando por ejemplo al completo este análisis.

Características

Vídeo

Entrando ya en las características técnicas del teclado, tiene un tamaño de 360 mm × 140 mm × 38 mm, bastante ajustado para ser un teclado compacto, aunque su peso está en la parte alta con 1230 g. La mayoría de teclados extendidos pesan en torno a esto, por lo que resulta un teclado pesado, aunque eso hará que pueda resbalar menos que otros compactos. Si es bueno o malo dependerá de lo nervioso que sea el jugón en sus partidas.

Con el quitateclas se pueden ver los interruptores MX rojos con RGB incluidos en el teclado. Estos interruptores son lineales con una fuerza de actuación de 45 cN, un recorrido de actuación de 2 mm, y una distancia total de 4 mm. Tienen cierto retén hacia el final del recorrido por lo que no se hará tanto golpeteo contra la base como en otros teclados con interruptores lineales salvo que uno tenga la costumbre de teclear con mucha fuerza. El nivel de ruido de pulsarlas es el habitual relacionado de ese golpeteo. Dispone de detección individual de teclas (n-key rollover), por lo que no tendrá problemas en procesar todas las teclas por muy rápidas, o muchas a la vez, que se pulsen.

La personalización de la iluminación se hace por tecla por lo que se pueden crear efectos avanzados y bastante atractivos, aunque soy un clásico y con del arcoíris no salgo. Queda bastante bien en este teclado y la retroiluminación tienen suficiente brillo. Además, las teclas son de doble inyección y no se nota el vaciado de las teclas para verse la iluminación a su través.

Battle Royale de Ozone
Dimensiones360 mm × 140 mm × 38 mm
Peso1230 g
ConexiónCable USB
Cable1.8 m
InterruptoresMX rojos de Cherry
Disposición de tecladoEspañola
Detección individual de teclas
Extrasiluminación RGB por tecla
PVPR89.90 €
PVP75 € (ago. 2021)

Programa de configuración

001-1.jpg

Si bien el teclado en sí es bastante bueno, para destacar en el panorama actual se precisa de un buen programa de configuración. Eso significa que si Ozone es una empresa de periféricos española con una clara proyección internacional —o eso intenta— debería tener un programa de configuración de diseño adecuado y desde el que gestionar todos sus periféricos. Esto no se cumple ya que la compañía crea aplicaciones independientes para cada uno de sus periféricos lo cual resulta bastante molesto si tienes varios productos suyos.

Lo que también resulta molesto es que siendo una compañía española el programa de configuración solo esté en inglés y que la licencia que se acepta al instalar el programa solo esté en inglés. Este apartado es bastante nefasto, más allá de que si uno se da una vuelta por la web de la compañía ve la mitad de las cosas en inglés, como product sheet en lugar de 'ficha técnica', o driver ('controlador') cuando quiere decir 'programa' (por lo que ni siquiera usan bien el inglés), sin entrar en switches o layout. Voy a dejarlo en que chirria mucho.

En la web además hacen una referencia a "su intuitivo software", y eso sería así si pudiera ver bien lo que estoy seleccionando. Estoy usándolo en una pantalla 4K de 27 pulgadas y el programa no escala al tener el escritorio al 200 % por lo que se ve todo pequeñísimo. En el NUC de Intel que estoy usando ahora el programa da fallos cada vez que cambio algún parámetro, aunque en la semitorre parece que va bien. Me imagino que en general no dará fallos su instalación y que he tenido mala suerte en mi equipo del día a día.

Por lo demás, el programa es básico. Permite cambiar la iluminación (efecto, velocidad, dirección, etc., según el que se elija), cambiar la función de ciertas teclas, activar un 'modo juego' que deshabilita por ejemplo la tecla de Windows, y macros. No funciona del todo mal, pero no es especialmente intuitivo, ni agradable de ver ni de usar. Y no es que tenga problemas con el inglés, pero me parece terrible que una empresa española no tenga el programa de configuración de sus periféricos en español.

Un teclado mecánico económico

0_img_4281.jpg

Ozone ha venido caracterizándose por fabricar productos económicos en sus inicios pero lleva un tiempo creando productos más caros y de mejores prestaciones como el Battle Royale buscando una mayor expansión internacional. Pero en ese empeño de abarcar más público no debe perder de vista que es una empresa española y que es aquí donde le van a comprar más sus productos. Fuera no es especialmente conocida. Al final le toca competir con una miríada de marcas locales en el resto de países por lo que debe destacar para poder abrirse un hueco y ser reconocida, y de momento no lo ha conseguido.

El teclado en sí es bastante bueno, con una buena calidad de fabricación, unos estupendos interruptores MX rojos que son ideales para juegos de acción rápida, y una iluminación RGB por tecla que le dará un toque vistoso. El tamaño compacto es de lo que más se adapta a lo que busco en un teclado y tras un par de semanas de uso puedo recomendarlo sin problemas a aquellos que busquen un teclado mecánico con interruptores MX. Su PVPR es de 90 euros pero se puede encontrar a 75 euros, y por ese precio por lo que aporta tampoco hay muchas alternativas y menos que sean claramente mejores.

Puntuación

8.5

sobre 10

Lo mejor

  • Buena calidad de fabricación.
  • Los interruptores MX rojos son buenos, y tienen una ligera retención en el golpeteo de teclas.
  • Iluminación RGB por tecla con buen brillo y efectos variados.

Lo peor

  • El programa de configuración es bastante mejorable.