Apple ha dado comienzo a la transición en sus Mac hacia los procesadores de arquitectura ARM con el anuncio del procesador M1. La compañía ha anunciado también los primeros Mac que lo usan, pero es más interesante hacer un repaso a lo que ofrece este procesador. Está fabricado a 5 nm por TSMC e incluye 16 000 millones de transistores, pero es ligeramente distinto del A14 usado en el iPhone 12, aunque no tanto en su diseño interno sino en su configuración específica.

Este silicio de Apple integra gran parte de la lógica que incluye cualquier placa base, lo que incluye una parte de CPU, otra de GPU, el chip de seguridad T2 en forma del enclave seguro, el chip de control de E/S, y la unidad de procesamiento neuronal, entre otros. Todo ello con un sistema unificado de acceso a memoria, lo cual es una gran noticia de cara al rendimiento y al consumo, siendo de alto ancho de banda y baja latencia. Pero también es una mala noticia porque la RAM está integrada en el encapsulado del procesador diseñado por Apple.

captura_de_pantalla_2020-11-10_a_las_19.08.23_2.jpg

La parte de unidad de procesamiento (CPU) está compuesta por cuatro núcleos potentes y cuatro de eficiencia, al más puro estilo big.LITTLE de ARM. Apple asegura que el núcleo potente es el que da más rendimiento de todo el panorama del mundo PC. Los cuatro de alto rendimiento tienen 192 KB de caché de instrucciones propia, 128 KB para datos, y comparten 12 MB de caché de nivel 2. Los cuatro de eficiencia tienen 128 KB de caché de instrucciones, 64 KB para datos y comparten 4 MB de caché N2.

La parte de unidad gráfica (GPU) está compuesta por ocho núcleos desarrollados por Apple para un total de 128 unidades de ejecución con una potencia de 2.6 TFLOPS —1024 sombreadores a 1.3 GHz diría yo—, alcanza los 82 GTexel/s y 41 GPx/s —diría que son 64 unidades de textura y 32 unidades de rasterizado—, por lo que supera incluso la Xe G7 de Intel. Como unidad gráfica integrada no tiene mala pinta por el momento, aunque ya se verá su rendimiento real, sobre todo en emulación x86 en juegos, ya que la compañía no ha dejado de decir que «sirve para jugar».

La parte de motor neuronal incluye dieciséis núcleos y es muy interesante su llegada a PC porque las cargas de trabajo de inteligencia artificial irán siendo cada vez más importantes. Sin ir muy lejos, para programas de retoque fotográfico, por no hablar directamente de Photoshop. Y en cuanto a la conectividad, tiene PCIe 3.0, Thunderbolt 3 / USB 4.0, Bluetooth 5.0 y wifi 6.

Apple también ha repasado la llegada de Big Sur, su sistema operativo plenamente compatible, y que trae multitud de cambios para los procesadores ARM. Por la arquitectura usada permite que los portátiles salgan de reposo inmediatamente, tienen un menor consumo de energía con autonomía de hasta 20 horas, funcionan con bajo ruido, tiene un traductor de aplicaciones x86 llamado Rosetta 2, y los desarrolladores pueden exportar sus programas con un clic tanto para procesador Intel como para ARM. Sin olvidar que Big Sur permite ejecutar aplicaciones de iOS e iPadOS directamente en estos Mac de procesador Apple.