ASUS ha presentado un nuevo mini-PC, el ExpertCenter D7 SFF D700SA, que está orientado a su uso en oficinas y por aquellos que se dedican sobre todo a ofimática, navegación y tareas sencillas. El equipo tiene un tamaño de 340 mm × 95 mm × 292.8 mm y su volumen es de 9.5 L, por lo que dista bastante de ser uno de los equipos más pequeños del mercado, e incluso me parece forzado que usen la denominación de factor de forma pequeño (SFF) con este equipo.

En el interior del equipo hay una placa base micro-ATX —indicativo que muy mini no es— con chipset para procesadores Intel de 10.ª generación, siendo compatible con las líneas Celeron, Pentium y Core. Inicialmente se ofrece con un Core i5-10400 y un Core i7-10700. Opcionalmente se podría adquirir con hasta una tarjeta gráfica GT 1030 o una Quadro P620, ya que la placa base tiene dos ranuras PCIe 3.0 y dos más PCI.

La estructura está probada para ser duradera y ha pasado varios test del estándar MIL-STD-810G de durabilidad del Ejército de los EE. UU. Se pueden instalar en su interior una unidad de 2.5 pulgadas, otra de 3.5 pulgadas, y dos M.2 2280 en la propia placa base, así como un combo de wifi más Bluetooth en formato M.2 2230. La placa base tiene cuatro bancos de memoria DDR4, con hasta 16 GB de DDR4 a 3200 MHz preinstalados. También llega con 512 GB de SSD de tipo PCIe 3.0 ×4 preinstalado.

En cuanto a la conectividad, es abundante. Entre los paneles frontal y trasero tiene tres de audio de 3.5 mm, un DisplayPort, un HDMI, cuatro USB 2.0, seis USB 3.0, un USB 3.0 tipo C, y dos PS/2. Se echa en falta un Thunderbolt 3 para que fuera un mini-PC para uso un poco más profesional. La fuente de alimentación, según la configuración, es de 150 W o 300 W en función de la configuración, y tienen certificados 80 PLUS Platinum.

Vía: notebookcheck.