Razer ha expandido horizontes en el sector de los productos para juegos con la silla Iskur, un primer modelo de gama alta del que la compañía asegura que ha estudiado muchísimo su diseño para ofrecer el máximo confort y opciones de configuración a sus clientes. El diseño obviamente no es muy distinto que otras sillas del sector de la gama alta como las de Noblechairs o Secretlab, pero Razer incide en la estructura y calidad de materiales para tentar a potenciales compradores.

La silla Iskur tiene una fabricación en color negro con remates en color verde, con el logo de la compañía en el respaldo. Los brazos se pueden ajustar en los tres ejes además de rotarlos —un reposabrazos «4D»—, se puede ajustar el respaldo en inclinación, la altura de la silla, y quizás lo menos visto es la posibilidad de ajustar lo que sobresale la zona lumbar para que se adapte mejor a cualquier espalda, lo cual Razer califica de «único en su tipo».

Los materiales utilizados en la silla son cuero sintético de varias capas, un grueso acolchado de espuma de alta densidad. La silla soporta hasta 136 kg, y apunta a un uso ideal por jugadores que midan entre los 170 cm y 190 cm. Se incluye un cojín retirable para la zona de las cervicales.

Su precio es de 499.99 euros/dólares.