Motorola ha creado una versión inferior del One Fusion+ denominada simplemente One Fusion, cambiando algunos aspectos como cámara trasera y frontal, pantalla y procesador. El diseño es similar si bien la pantalla tiene una muesca, es de tipo IPS con un tamaño de 16.5 cm (6.5 pulgadas), y la resolución baja a 720 × 1600 píxeles.

El procesador baja a un Snapdragon 710 con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, más un lector de tarjetas micro-SD de hasta 1 TB. Llega con Android 10 preinstalado. Dispone de wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0, conector USB tipo C para datos y batería de 5000 mAh, con carga estándar de 10 W. El lector de huellas dactilares están en la parte posterior.

El sistema de cámaras trasero es de cuatro sensores. El principal pasa a ser uno de 48 Mpx con apertura ƒ/1.8, y el resto de sensores son los mismos: el secundario es de 8 Mpx y ƒ/2.2 de gran angular de 118º, el terciario es de 5 Mpx y ƒ/2.4 para fotomacrografía, y el cuarto es de 2 Mpx y ƒ/2.4 para profundidad. La cámara frontal también baja, a 8 Mpx y ƒ/2.2.

Su precio en su presentación en Chile es de 199 990 pesos chilenos, que son unos 222 euros, frente a los 300 euros que cuesta en Europa el One Fusion+. Es un móvil sobre todo para Hispanoamérica y Oriente Medio.

Vía: GSM Arena.