La marca Philips pone a la venta el Momentum 558M1RY, con un panel 4K de 120 Hz en un tamaño de diagonal de 139.7 cm (55 pulgadas), tratándose de un monitor con complejo de televisor. La línea que diferencia unos y otros es cada vez más difusa, sobre todo con el empuje de los jugones de salón y las nuevas consolas que pueden mover gráficos hasta a 120 Hz, y aquellos que instalan un PC cerca de la tele.

El panel cuenta con un certificado DisplayHDR 1000, con un brillo máximo de 750 nits en un uso normal y 1200 nits de pico al reproducir imágenes de alto rango dinámico. Es un panel VA de los mostrados en el CES el pasado enero, y tiene un contraste estático de 4000:1. El tiempo de respuesta se queda en los 4 ms, con el preceptivo modo de baja latencia de entrada para jugar. También dispone de otras tecnologías de mejora de imagen, como reducción de luz azul y antiparpadeos. Implementa Adaptive Sync, compatible con G-SYNC y FreeSync.

El Momentum 558M1RY tiene buena calidad de color, cubriendo las escalas de color al 95 % la DCI-P3, 125 % la sRGB, y 104 % la NTSC, y dispone de una Delta E inferior a dos. Sobre HDMI puede reproducir vídeo a 4K y 60 Hz o a QHD y 120 Hz, mientras que sobre DisplayPort puede reproducirlo a 4K y 120 Hz.

El pie del monitor solo permite el ajuste de su inclinación. Incluye un conector DisplayPort 1.4, tres HDMI 2.0, un concentrador de cuatro USB 3.0, uno de audio de 3.5 mm y una barra de sonido integrada de Bowers & Wilkins. Esta barra dispone de un altavoz de graves de 10 W, dos de frecuencias medias de 10 W y dos de agudos.

Su precio en España es de 1399 euros.